sábado, 3 de diciembre de 2016

ADOLESCENCIA




ADOLESCENCIA


No fui consciente de cómo se acercaba la adolescencia a mis días, siempre quise ser chica guapa,  pero en esta vida hay de todo, y hermosuras… menos.


No me di cuenta como se perdía la niñez, como mis acuarelas desaparecían de mis cuadernos, mientras llegaban las pinturas a mi cara, que a decir de mi Santa Madre eran innecesarias en mi rostro adolescente, lleno de luz y vida por vivir.


Fui niña solitaria, me gustaba más mi mundo interior que el exterior, el verdadero, me gustaba  disfrazarme a veces, y soñar con que se acercaría mi adolescencia y me hiciese más... sin darme cuenta de que eso ya había llegado y no lo había sentido.


Tuve la suerte de tener dos madres, la que me parió, y mi hermana mayor que cuido de mi mientras mi madre se inflaba a trabajar para sacarnos adelante, pero yo entonces no era consciente, porque mi mundo interior lo mejoraba todo, y lo viví como quise,  me enamore cada día entre sus paredes de colores, y mis sueños grandes  dentro de un cuerpo pequeño, me cubrí con un hermoso abrigo de abrazos de los que me querían, y fui feliz a mi manera, sin dejarme convencer más que en sueños.


Fue mi adolescencia un país de hadas, duendes y príncipes, donde más de una vez me enamoraron las palabras pero no las personas, después llego mi príncipe, el que me enamoro con su presencia, las palabras… mucho mas tarde, y la vida me hizo mayor cuando aún era una niña… sin pasado, y sin darme cuenta de ello.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

EL BAÚL DE LA VIDA




EL BAÚL DE LA VIDA


Me gustan las personas, cuando las conozco si son jóvenes me doy cuenta de la senda que aun han de caminar y vivir, si son mayores me siento junto a ellas y pienso que calles,  plazas y caminos habrán visitado para llegar a ser tremendamente interesantes y sabias, entonces…


De los maduros pienso en ellos desde niños, como condiciono el entorno en su decidir los estudios, los trabajos,  las decisiones  tomadas ,  que los lleva a seguir pensando en un ayer que ya jamás servirá para nada, solo los recuerdos están siendo escritos en el libro de la vida, hasta llegar a terminar ese libro llamado experiencia.


Y pienso en los padres amorosos,  los hermanos,  la familia grande o pequeña,  que llegara  para hacernos recordar un momento mágico, y maravilloso, quizás triste, o peor aun… a no querer recordar el daño de entonces.


Pero todo sirve, las cosas vividas nos da sinceridad al día ya vivido, nada fue tan malo, o tan bueno que nos hayamos quedado enganchados en el momento de vivirlo, no supimos como condicionaría nuestra existencia, y como olvidaríamos cosas que como dicen a veces… no sería importante para recordar, ya se sabe… memoria selectiva.


Yo hora pienso en mi ayer ya vivido, lo disfruto y lo recuerdo, mi Madre y mis hermanos fueron mis mejores compañeros, mis amigas de la niñez al cambiarme de ciudad de residencia no sé nada desde hace años, la familia que después forme junto al amor de mi vida…¡ Fundamental! Y las vivencias de entonces, ni las recuerdo aunque ya están escritas en las primeras páginas del libro  mi vida.



Por eso aunque me gusten las personas lejanas o cercanas, todo me sirve para ser feliz ahora, para darme cuenta y ser fuerte,  que al llegar los bofetones o las caricias nada fue para tanto, y, hay cosas que me gustan menos, pero cada uno tendrá que ser capaz de vivir y escribir el día a día con lluvia o con sol, todo da sentido a mi vida, y todo os lo debo a todos los que en algún instante de su vida me han acompañado,  mi libro está escrito, vosotros estáis en mis paginas.


sábado, 19 de noviembre de 2016

EN LA NOCHE...




EN LA NOCHE...


Ahora pienso, que es lo que paso aquella noche, en la que entraste en mí como un ocupa, que se dedico a vivir de mí nueve meses sin tener constancia los primeros de ellos, y que ya jamás te irías de mí.


Y después de esos meses ya empezaste a darme ruido, llegaste con prisas, dejando mis entrañas vacías y mi corazón lleno, ya nada importaba de mí, porque desde entonces no fui libre para nada, mis días y mis años te pertenecieron.


La primera vez que vi tus ojos me enamore, y solo vi por ellos, deje mi vida a un lado como los osos, invernando, y así seguí alimentándote de mi pecho, aseándote, cambiando tu ropa, calentando tu habitación, o dejándola casi a oscuras para que el sol no pasara y te calentase demasiado, ya sabes, cosas de madres.


Pase contigo el sarampión, la operación de amígdalas, mas tarde la varicela, que fue terrible, sufrí con cada constipado, con cada fiebre, con la responsabilidad del cuerpo y del alma porque yo no sabía cuidar de un niño.


Aprendí despacio y mal, mas de una vez pensaba que lo que estaba pasando era culpa mia, y tú eras un niño como todos, caprichoso a veces, aunque siempre tranquilo y bueno, yo tonta y sin experiencia, y casi siempre asustada.


Termine siendo feliz al ver como crecías hermoso y guapo, siempre fuiste mi tesoro, aunque no siempre lo vi así, porque deje de tener vida y más de una vez no sabía lo que hacer contigo.


Después los años de colegio, estudiabas cuando querías o lo que te gustaba, siempre hice tus dibujos del cole, de tus tareas, y siempre orgullosa de tus notas por que en el fondo me las ponían a mí, yo jamás tuve buenas notas en casi nada, quería que hubieses estudiado, pero no quisiste, y pronto te pusiste a trabajar, y tu contento, yo menos...


Salías de casa como un pincel, limpio con tu trajes y tus camisas planchadas, tus zapatos limpios, y volví a pensar la suerte que había tenido al tenerte, pero dejarte volar no era tan bonito como yo pensaba que seria.


Llegaron tus amigos que también fueron los míos, tus primeras novias, a mi ninguna me parecía lo suficiente  buenas para ti, ya sabes cosas de madres... después llego la que jamás debió llegar. Unos años de felicidad, después el caos para todos, la separación para ti, la muerte diaria para mí al mirarme en tus ojos donde el color de ellos se volvió negro como la noche.


Todo pasa, y de aquella época queda un niño maravilloso, que apenas puedo ver, y que me hace soñar y llorar con el más de una noche.


Así nacen los hijos, viven, y cuando todo parece lo mejor para todos... se van, dicen que ley de vida, yo no entiendo de leyes, pero mi corazón está tardando en sanar, y solo mejora cuando le veo sonreír a mi lado.



domingo, 13 de noviembre de 2016

ORIHUELA





ORIHUELA

Yo soy persona de amores sentidos pero jamás vividos, por eso el día que oí hablar de Orihuela supe que allí he de ir algún día, allí encontrare parte de mi en una de mis vidas pasadas, que empecé a recordar hace poco.


Empecé a darme cuenta lo poco que a me gustaba nuestra historia de España, no la de Reyes y villanos, solamente la más cercana, la de nuestra guerra civil, la del 36.


No he querido leer jamás nada de esa época, y siendo buena lectora de todo lo que me haga aprender, y saber lo que fueron nuestras gentes trabajadoras, sin blasones ni tierras me pone triste, y solo quiero que los que pretendemos más que vivir, nos dejen pensar y sentir a nuestro corazón sin brida.


Y cuando mi hijo mayor por razones de trabajo empezó a ir a Orihuela una vez por semana haciendo su ruta, y sabiendo que a el no le gusta mucho le dije… yo te acompañare con el alma, porque el corazón lo deje allí hace muchos tiempo...


Sin darme cuenta me perdí leyendo a Miguel Hernández, y descubrí mi vida en sus letras, y yo persona sin colores… empecé a sentir el rojo de la sangre y la pasión, de vivir callada, pero de sentirlo todo.


Y ahora poder escribir sin ideas, solo dejando que el corazón me dicte, diré sin querer ofender a nadie que he de volver a pasear sus calles, para volver a enamorarme libremente a quien tanto ame, y que aun me susurra…

La cebolla es escarcha 
cerrada y pobre. 
Escarcha de tus días 
y de mis noches. 
Hambre y cebolla, 
hielo negro y escarcha 
grande y redonda. 

En la cuna del hambre 
mi niño estaba. 
Con sangre de cebolla 
se amamantaba. 
Pero tú sangre, 
escarchada de azúcar 
cebolla y hambre. 

Una mujer morena 
resuelta en luna 
se derrama hilo a hilo 
sobre la cuna. 
Ríete niño, 
que te traigo la luna 
cuando es preciso...

NANAS DE LA CEBOLLA
MIGUEL HERNANDEZ






sábado, 5 de noviembre de 2016

MENSAJE EN ...








MENSAJE EN ...

Verdad que soy más aventurera que curiosa, y persona que me enamoran mas las palabras que las personas (a veces)


Hoy antes de salir andar ya tarde, iba condicionada por un vídeo que había visto del tsunami de Japón, y note que el mar tenía un sonido estridente mucho más que otras veces, y vi que la marea había traído muchos trozos de cuerdas (cabos) una chancla,  un pez, y un cormorán muertos, algunas medusas, la playa estaba revuelta, y algo que enseguida llamo mi atención… una pequeña botella con un papel dentro….


Pensé no recogerla, y después me dije yo misma… y si están escritas algunas coordenadas de algún naufrago (aventuras mías) que pasa si la recojo, había pocas personas en la playa, si estaban mirando para reírse se mi pocos serian, y me anime a recogerla.


Después pensé, y si al abrirla sale un insecto, o un misterioso olor con una nubecilla verde como pasa cuando abren una tumba en Egipto, y después pensé… venga Lola, que no es para tanto.


Anduve un poco hacia donde un día mi hermana y yo descubrimos como un barquito encallado en la arena y que nosotras bautizamos con el nombre de “Mata Mua” como el de la Tita Cervera, y allí lo abrí… y la pequeña botella traía un mensaje…


Es una cuartilla rayada, de algún cuaderno de colegio, y dentro el mensaje dice… 

Formentera/ Ibiza 25/9/2016

La vida felizmente resuelta o algo mejor.
Lo siento /perdóname / Te amo gracias/ gracias, gracias.

Pintado un corazón debajo, con un Te amo dentro.


Lo traduzco como viene escrito, y adjunto fotografía, por si puede interesar a su remitente que el mensaje ha llegado a La manga del Mar Menor, pero sé que yo no soy su destinataria, y seguro que nadie lo seria, pero me ha servido para dejar suelta la mente y… volar.





martes, 25 de octubre de 2016

DÉJAME BESARTE





DÉJAME BESARTE


Déjame besarte cuando sonríes, y abrazarte cuando lloras, esto último hace mas falta cuando la soledad te invade y los problemas crecen...


Déjame decirte como han sido mis días cuando has llegado, como has llenado mi despertar de sonrisas, y nuestros paseos de sensaciones frescas, que las olas traían hasta nuestros pasos, para que jamás olvidemos lo felices que hemos sido.


Déjame que vele tus sueños desde el otro lado de los míos, que se hacen realidad cuando me abrazas, cuando me miras, cuando tus manos acarician mi rostro.


Y cuando llegue el momento de la marcha... no me lo digas el día de antes, déjame sentirte cerca hasta el último viaje, no este que solo nos separara un poco tiempo, pero el eterno llegara para  reunirnos con nuestra madre algun día.


Gracias por compartir conmigo un trocito de tu vida. Te quiero hermana.



miércoles, 19 de octubre de 2016

A LA PUESTA DE SOL




A LA PUESTA DE SOL


Ahora que ya se está poniendo la alfombra amarilla de las hojas que me sirvieron de techo en las calurosas mañanas de verano... Que corto se me hizo el verano.


Que ganas de volver sin haberme ido querido mar mío. A veces es difícil encontrar el paso junto, pero mas difícil es caminar sin ti..


Mis brazos rebotan como locos molinos de viento, como espantando los vientos de este otoño que llega rápido de la mano del invierno.


Como recuerdo ahora el caluroso verano que acaba de pasar, como me gusto sentir la lluvia de la tormenta en mi cara, y el rugido del trueno cuando estaba cerca, 


Tarde en llegar junto a ti mi querido mar, me necesitaban en Madrid, y tuve que olvidarme de ti durante muchos días, después me pillo aquí la gran luna de junio, que no volveremos en un montón de años, y mi dormir es tranquilo de deseo, en cada atardecer.


Ahora a una semana de mi viaje, pienso como estare sin ti  porque quiero quedarme a tu lado, y dejarme acariciar por tu brisa, y que las olas mojen mis pies.