jueves, 19 de mayo de 2011

ÉL SIEMPRE DECIA...






ÉL SIEMPRE DECIA...


Decía un profesor mío de Yoga que, para que quería dos pares de zapatos cuando solo tenía dos pies, decía que teníamos cosas de más, que había personas que se morían en el mundo por tener cosas de menos.



Decía cosas que yo no entendía por entonces, un día me quejaba yo de las cosas que me esperaban al llegar a casa como, sacar al perro, hacer la cena, y dar de comer a mis tres hombres, que aun permanecían en casa, y el me dijo ¡¡¡ que suerte tienes de tener tantas cosas !!! Yo me quede helada, por que lo que hacia yo en esos días, era quejarme de tantas cosas como tenia por hacer.



Y el tiempo ha pasado, la verdad es que tengo de todo mas que antes, más tiempo para mí, más años vividos, mas zapatos que ya no me hacen falta desde hace mucho tiempo, mas libros que leer, y mas tiempo para pasear, en verdad que soy afortunada.



Hoy miércoles, iré al museo Arqueológico, tengo muchas cosas que ver allí, estaré todo el día mirando historia, sembrando dudas en mi , por que habrá cosas que no entienda como desaparecieron culturas y pueblos, monumentos, personas que vivieron y que jamás se dieron cuenta de la suerte que habían tenido, solo por vivir en esa época.



Ahora, no desperdiciare un segundo de mis días, soñare a tope por las noches, y al llegar de nuevo el día, seguiré pensando en mi gran suerte.

6 comentarios:

Trizbeth dijo...

Querida Lola, es maravilloso este pensar, estas reflexiones :) en verdad valoramos poco lo afortunado que somos y no vemos que otros quisieran solo la mitad de lo que tenemos...hay que apreciar nuestros dones, luego puede ser tarde :) Genial!! Suerte en el museo y que disfrutes mucho :)))
Un besoooooo enorme!!!
Bea

Lilian dijo...

Preciosa y reflexiva tu entrada querida Lola .
Dicen que " rico " no es el que mas tiene sino el que menos necesita " , creo que ahi esta el equilibrio de ser feliz con lo que tenemos que nunca es poco .
Besitos mi amiga , nos vemos !!!

Toni Barnils dijo...

Mas de la que realmente necesitamos. Eso si somos capaces de parar un minuto y mirar todo lo que nos rodea, ya, si entramos aen comparaciones no quiero ni pensarlo.

Besos

Lola dijo...

Hola Bea, cuando mi profesor hablaba decía tantas cosas así, como sin importancia, que al terminar la clase, yo salía como pisando nubes, y me sentía tan bien que el yoga se convirtió durante 8 años en una filosofía de vida que hacia mi vida cada día mas agradable, sintiendo todo lo bueno de mis días, y dejando que lo malo me sirviese para crecer interiormente.
Fue una buena época, ahora vivo de aquel aprendizaje. Un beso amiga, gracias por visitarme.

Lola dijo...

Hola Lilian, cuando una nueva filosofía aparece en una vida casi vivida, sin muchos alicientes por entonces, te das cuenta que se tienen tantas cosas, que al final te sientes como una reina pero sobre todo en el interior. Muchas gracias Lilian por pasar al blog. Un beso.

Lola dijo...

Hola Toni, si, hemos de parar unos minutos para dar gracias por todo lo que tenemos, lo que queremos, pero sobre todo para darnos cuenta que no necesitamos tanto para ser felices. Un abrazo amigo.