lunes, 26 de septiembre de 2011

LEJOS DE MIS AMADOS




LEJOS DE MIS  AMADOS

Si muriese mi voz lejos de mis amados, no llevarla de nuevo junto a ellos… dejad que ellos la imaginen en el tiempo del pasado de nadie, cuando nadie me visito, ni escuraron el corazón agonizante, donde pocos se acordaron de mi.

La soledad ya es la única que vive a mi lado, solo se quedaron los susurros de mi madre, y la impaciencia de la vejez, que se acerca a veces mas deprisa de lo que dejo entrever, porque ya pocas cosas importan.

Por eso… si mi voz muere en las ausencias… dejarla, que nadie la haga suya, que nadie recuerde sus acentos, que nadie ponga música a mi sonrisa, porque morí sola, y solo me arrullaron las olas, y me protegí con el manto de arena de mi ayer.

6 comentarios:

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Hola Lola, un hermosa prosa, pero tristona. Yo te veo una mujer alegre y me hablas de una soledad que vive a tu lado, tu voz no morirá mientras tengas la esperanza viva.
Pero has escrito divinamente.
Gracias
Con ternura
Sor.Cecilia

Lola dijo...

Hola Sor Cecilia, no estoy triste, las cosas que escribo son solamente trozos de un día, normalmente todo esta bien, solo pensar en los míos lejanos me pone tristona, pero eso hoy no pasara. Gracias por tu comentario. Un abrazo enorme.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Melancólico escrito, pero muy hermoso, Lola.
La virtud de la palabra es que conjura y atrapa en sus contornos los malos momentos y nos dejan libres y ligeros, dispuestos de nuevo a la sonrisa, ¿no te parece?
Un abrazo.

Lola dijo...

Hola Isabel, bienvenida de nuevo. Espero que hayas pasado unas estupendas vacaciones.
Gracias por tu comentario pero que muy acertado. Un beso grande.

Esilleviana dijo...

las palabras, la notoriedad y el reclamo que enviamos a otros aparece y desaparece, nos protegen y hay momentos en los que nos ataca, por tanto, todo depende de la circunstancia y del momento...

gracias por tu amable visita y comentario.

un saludo cordial

Lola dijo...

Hola Esilleviana, hace un tiempo leí que, una persona que muere fuera de su hogar, siendo que estaba haciendo un viaje deseado, no se debe devolver el cuerpo a su tierra natal, ya que ha sido su alma la que ha decidido quedarse en esa tierra extraña… que quizás no lo era tanto.
Por eso mi escrito, “Lejos de mis amados” y cerca de la tierra que mi alma decida para descansar. Un beso, gracias por devolverme la visita, eres bienvenida siempre.