sábado, 29 de octubre de 2011

CHARTRES










 
 
 


CHARTRES


En el año 1194, un incendio devasto un antiguo templo, los habitantes de la ciudad no tardaron en construir otro, de piedra, cristal, y misterios. Así empiezan a escribir sobre Chartres los que más la conocen, y se han paseado por sus calles dormidas en el tiempo.


Desde el autobús, aun cuando faltaban varios kilómetros para llegar se veían sus torres, pero fue al acercarme cuando su magia me envolvió.

De Paris a Chartres casi a 92 kilómetros, y una hora de autobús, yo iba pensando como seria la ciudad, pero las agujas de su catedral hicieron que me olvidase de sus calles y sus gentes para convertir la magia en día, y la catedral en un sueño.

Yo había leído el libro de Javier Sierra, La ruta Prohibida, y conocía sus vidrieras y sus dimensiones, y mas que nada buscaba su laberinto, allí en medio de la nave central oculto entre sus sillas a los ojos de los visitantes, que pocos miran al suelo, a ser sus vidrieras casi todas azules lo mas monumental.

La magia se hizo en mí al igual que la mañana se hizo a sus calles llenas de sol al medio día, húmedas al principio de la mañana y desiertas, a lo mejor es que era domingo, y sus gentes aun permanecían dormidas.

Pase poco tiempo allí, su energía no era compatible con la mía, aun siendo un lugar acogedor no me sentí bien, sus calles se volvieron tristes, y sus dulces típicos llamados (Macarrones) no fueron tan dulces como esperaba, quizás me falto tiempo, y me sobraron supuestos.











6 comentarios:

David C. dijo...

Que bonito el lugar.

Lola dijo...

Hola David, gracias por entrar a visitarme. Un abrazo.

iglesiasoviedo dijo...

Un magnifico reportaje, magnificas fotos y texto.
Gracias por tu visita y comentario, son muy importantes y valorados.
Un beso.

Lola dijo...

Hola amigo, muchas gracias por tu comentario a mi entrada, me ha gustado que valores mis fotos como experto que eres, no todas son mías, las del laberinto solo dos son mías, las otras son Internet, porque apenas se veía con las sillas, de todas formas GRACIAS. Un abrazo.

Mari-Pi-R dijo...

Las catedrales europeas son magnificas pero la de Charter tiene un gran renombre. Bonitas fotos todas, pues a mi me gustan los macarrones, pero hay que decir que no son muy dulces.
Abrazos

Lola dijo...

Hola Mari-Pi, es verdad que son magnificas las catedrales europeas, aquí en España tenemos muchas preciosas y mágicas. Gracias por tu comentario. Un beso.