sábado, 26 de noviembre de 2011

NO TE RECONOCERÍAS...




NO TE RECONOCERÍAS...


Claro que no te reconocerías en mis escritos, tú no eres así, yo te imagine así...


Es raro que todo sea bueno en una persona, somos seres llenos de defectos, solamente el amor impide verlos, nos volvemos ciegos a lo que nos hace daño, entonces... empezamos a soñar con ese ser que no existe.


Y difícil es reconocerse, miramos con los ojos de la cara, no con los del corazón, así es imposible, encontrarse en algún párrafo, saber que esa persona es uno mismo, imposible.


Por eso yo dejo que escriba el corazón, y le dejo que me engañe, porque a mi me gusta verte así, sin tus voces, sin tus desafíos, sin tus amenazas de que la puerta esta abierta...


Ahora pasado el tiempo, sin que ya nada me importe, deseo marcharme de verdad, me atan pocas cosas, solo mirando los ojos sinceros de los que me rodean me hace pensar que todo merecerá la pena, ver a mis nietos, y a los que aun no llegaron me separa de dar el paso y volar, porque aparte de eso, nada es importante.

6 comentarios:

Little Moon . dijo...

Hola Lola muy bonito , yo algunas veces tan poco me reconozco , un beso y feliz Domingo .

Lola dijo...

Hola Little Moon, es difícil reconocerse en las letras cuando amamos, y mas cuando se quiere tanto, aunque a veces no todo es de color de rosa…
Un beso grande, gracias por tu comentario.

Mari-Pi-R dijo...

Dejar hablar el corazón con toda sinceridad así lo que sale de bueno de ello.
Un abrazo

Trizbeth dijo...

Asi es mi Lola, no es fácil nada en el amor, sobretodo cuando están esos momentos tan opacos, que nos hacen dudar de lo que sentimos y peor aún si perdura esta duda, eso nos lleva a pensar que en verdad no sentimos!

Es muy buena reflexión y escape tus letras, un abrazo querida amiga!

Ricardo Tribin dijo...

Querida Lola,

Eres un gran ser humano y mereces lo mejor.

Te aprecio mucho!!!

Isabel Martínez Barquero dijo...

No estoy de acuerdo contigo, amiga Lola. ¿Cómo no va a ser nada importante? Claro que lo es. ¿Te parece que carecen de importancia tus nietos, el sol que sale para alegrarte el corazón por la mañana, el sabor delicioso de un guiso, la mirada que te envuelve y te confirma que no estás sola y, así, un millón de pequeños detalles?
La vida nos quita mucho, pero también nos da mucho cada día. Debemos entrenar la mirada para asirnos a las pequeñas cosas, a esas que nos salvan a todos día tras día.
Hoy, te abrazo muy fuerte, mucho.