martes, 27 de marzo de 2012

LOS HIJOS QUE PARÍ


LOS HIJOS QUE PARÍ


Solo queda en mí las huellas de mis hijos, esas que ya no me pertenecen, que en algún momento fueron por mi seguidas, ahora ya son parte de mi historia, de mis sueños, pero sobre todo de mis desvelos.

Son ellos los que pintaron un arcoiris en mis ojos, ese arcoíris que se desdibujaba del tiempo, de la tristeza y de mis desventuras, solamente mías.

Hijos que parí un día, entre dolor y esperanza, que mas tarde se unieron a mí como un vestido bien confeccionado, hasta formar parte de mi piel.

Ellos son una parte sumamente importante de mi vida, ellos eligieron sus parejas, y nacieron sus hijos, todos son una parte mía, en mil pedazos engarzados, hasta serlo todo.

Su padre fue quien tuvo la culpa junto conmigo de su llegada al mundo, aunque ahora pareciese que han nacido solos, sin amor, sin problemas y sin alegrías, así piensan ellos, o así lo creo yo, que cuando los días son sin esperanza, cualquier cosa nos confunde.

15 comentarios:

Rosa.E dijo...

Hermosa Fotografía, y en tus letras
sentimientos profundos... añoranzas.
Realmente hermoso lo que escribes!!!
Buen dóia
Un abrazo

Trizbeth dijo...

Los hijos, nuestra continuación, herencia en piel y sentimientos de nuestros deseos, anhelos, sueños y esperanza!

Es la mayor sensación y el sacrificio mejor! Precioso mi Lola, abrazotesss!

Núria dijo...

No sé si interpreto mal la preciosa entrada, pero intuyo que te duelen dos cosas, primero que ya vuelan solos, y que comparto enormemente este sentimiento lleno de tristeza y de ilusión a la vez, porque eso es ley de vida y han tenido mucha suerte de encontrar su camino al lado de sus parejas para asi formar ellos su vida. y la segunda que su padre no estuvo a su lado durante estos años o bien si lo hizo no realizó la tarea de padre.
De todas formas tu si te ralizaste como madre en el momento en que pa
riste al primero y eso es ya una raiz que fué creciendo en tu corazón sin parar y que agregó otra rama que también creció y creció hasta el feliz desenlace que nos relatas tan bien y que provoca en mi un sentimiento compartido y me emociona, me costó inmesamente ser mamá y finalmente tuve dos varones, uno natural y otro adoptivo a los cuales adoro con locura y los llevo agarrados dentro de mi corazon formando parte de mi desde el dia en que nacieron, y esto es lo que cuenta para mi y aunque si tienen padre que ejerce y ha ejercido de padre, la "MAMA" soy yo, mamá solo tienen una, igual que nosotros y con esto basta :).
Lo del papá es distinto , y cuidado que el mio fué mi gran amor, mi espejo y lo llevo dentro de mi.
Me ha venido muy bien este comentario y el solidarizarme contigo.Mil gracias por recordarnos que somos quien los ha parido en todos los sentidos de la palabra.Los hijos, nuestra continuación, herencia en piel y sentimientos de nuestros deseos, anhelos, sueños y esperanza!

Núria dijo...

Decirte que me gustaria que hoy no fuera un dia cualquiera ,sino uno de mar en calma y de noche con luna llena.unmardecoses.blogspot.com
mitjarmilla.blogspot.com.Nuria.

Mari-Pi-R dijo...

Tus hijos que siempre harán parte de ti, por cualquier camino que cojan.
Una bonita entrada
Besos

Liova dijo...

Hola Lola!!! Aunque los hijos seamos parte de nuestros padres, somos independientes y con vida propia. Te entiendo, no creas que no, una pena muchas veces que crezcamos, pues parece que nos desmembramos de nuestros progenitores... pero eso no es así, el vínculo permanece, aunque todos volamos. Besos.

Ricardo Tribin dijo...

Linda composicion, querida Lola. Seremos padres hasta el final de nuestros dias.

Abrazos.

Lola dijo...

Hola Rosa, tienes razón muchas añoranzas de ellos, los que quiero tanto, y a los que veo no las veces que yo quisiera… soy madre, siempre queremos más. Gracias por tu comentario. Un beso.

Lola dijo...

Hola Bea, si, nuestra continuación, yo le dije un día a mi madre, mamá, tu jamás morirás, porque siempre estarás en mi mirada, en la de mis hijos, en mi corazón que siempre será tu morada. Y allí permanece. Gracias por tu comentario mi niña. Un beso.

Lola dijo...

Hola Nuria, has interpretado perfectamente mi escrito, con mi sentir, y con referencia a mi marido que trabajaba a todas horas para que no nos fáltese más que su presencia… que no era poca falta.
Ahora pasado el tiempo cuando ve a mi nieto inquieto, que no para yo le digo, igual que su papá, el me dice… él no lo era tanto, y yo le contesto ¡¡¡ que sabrás tu que cuando llegabas ellos ya dormían hacia horas…!!!
Ya ves como has captado de bien mis letras, y yo veo que tu eres una hermosa madre de dos hijos maravillosos, que crecerán y siempre serán tu alegría, aunque más de una vez te sentirás sola aunque este tu marido como ahora lo está el mío.
Me ha encantado tu comentario gracias. Se siempre bienvenida y vuelve pronto. Un beso.

Lola dijo...

Hola Mari-Pi, claro amiga mía, ellos ya no me dejaran morir, porque estoy en ellos en sus corazones, y en las miradas de sus hijos. Gracias por tu comentario. Un beso.

Lola dijo...

Hola Liova, ya sé que los hijos somos a veces olvidadizos, la vida nos lleva y nos trae y estamos casi siempre ocupados, pero hay tiempo para una llamada, una visita, o un hermoso recuerdo de ellos. Gracias por tu comentario. Un beso.

Lola dijo...

Hola Ricardo, verdad es que seremos padres siempre, no importa el tiempo que pase, ellos serán nuestros “niños” aunque a la vez ellos sean padres tambien. Gracias por tu comentario. Un abrazo.

Gilberto Cervantes dijo...

Hola Lola! De visita otra vez... Los hijos empluman y vuelan, y aunque se vayan lejos no lo hacen taaaaan lejos como para que olviden el camino de regreso.

Letras profundas y hermosas las tuyas Lola!

Saludos

Lola dijo...

Hola Gilberto, buscando un escrito he encontrado un comentario tuyo si contestación mía, y a mí me gusta dar las gracias siempre, por eso…GRACIAS siempre por las cosas buenas que me dices. Un abrazo.