martes, 8 de mayo de 2012

NADIE TE LLAMO PRINCESA


NADIE TE LLAMO PRINCESA


Nadie te llamo jamás princesa, ni seco tus lágrimas con sus manos, ni te devolvieron una sonrisa, ni se quedaron abrazándote por la noche.

Nadie quiso mirarse en tus ojos, ni quedarse soñando dentro de ellos, ni peinar tu pelo con el viento, ni sentir tu corazón machacado dentro de tu cuerpo medio muerto.

Nadie te conoció como yo, cuando cuidábamos a mi madre, en las noches de invierno, cuando se paro su corazón, y el tuyo quería empezar a vivir... con tanto valor como palizas de tu marido, que ya hacia tiempo que no te quería, si es que te quiso alguna vez.

Quiso que murieras cada día, y al no hacerlo te pegaba cada noche, se reía de tus lágrimas, y se marchaba cuando a ti ya no te quedaban fuerzas, que para él era su fiesta en las noches.

Quedaste sola amiga mía, con tus hijos asustados de tu mano, sin más techo que la noche, sin más cariño que el que te devolvió la vida al cabo de los años, aunque aun no te vi sonreír.

Ojala  y al fin tengas una vida como la que mereces.

6 comentarios:

Isabel Martínez Barquero dijo...

Cuánta tristeza, querida Lola, te noto en estas líneas...
Veo también ese recordatorio hacia una amiga en el lateral e intuyo que es la misma y esta entrada se la has dedicado a ella.
Lo que cuentas, los malos tratos, la convivencia con un bruto, con un degenerado que maltrata, es terrible. Marca a las mujeres de por vida, les roba la sonrisa, la alegría y lo que aún es peor: la autoestima.
Siento mucho lo de tu amiga, lo siento de veras, tanto su maltrato como su muerte.
Te abrazo con mucho cariño.

Inés Serrano Castro dijo...

Estremecedor relato.
Yo tambien veo una tristeza que flota alrededor del escrito.
No al maltrato,sí a la vida después de la mala vida.
Es penoso que haya personas tan malas y que rompan vidas en mil pedazos.
Me permites hoy un abrazo especial?
Al menos una sonrisa?
Me ha gustado leerte con atención, porque me ha estremecido la ternura almibarada con que lo has escrito.

Lola dijo...

Hola Isabel, es verdad que el escrito es un escrito triste pero real, mi amiga aun sigue con la lucha diaria de salir adelante con tantas cosas pendientes…
Te diré que mi amiga fallecida no es la misma que la del escrito, pero ya ves que últimamente las penas llegan rápido a mi vida, ahora.
Dentro de unos días me iré a tu tierra, allí junto al mar mi tristeza desaparece, y piensos en mi familia, y en mis amigas, ellas dos siguen en mi vida, pero al menos una de ellas no volveré a verla, al menos en esta vida.
Muchas gracias por tu escrito lleno de ánimos para mí. Un beso amiga murcianica.

Lola dijo...

Hola Inés, quería pasar a saludarte a tu blog pero no ha sido posible, ya que no me ha dejado dejarte un mensaje, quizás es que no he sabido hacerlo… volveré a intentarlo.
Muchas gracias por tu comentario a mi escrito, la verdad es que llevo unos días un poco tristorrona, pero por mi amiga solo puedo animarla a que siga adelante, la vida sigue, y yo pienso que lo peor ya paso. Un beso amiga.

MuCha dijo...

El dolor del ultraje se queda adentro.
Para ellos el lema es:
hoy es un nuevo dia
Tenemos que olvidar el ayer

Lola dijo...

Hola Mucha, se bienvenida a mi blog, estoy encantada de tu visita, y te agradezco mucho tu comentario. Gracias. Un beso