viernes, 17 de agosto de 2012

UNA MADRUGADA



UNA MADRUGADA



Recuerdo una madrugada que mi marido me desperto de pronto diciendome ¡¡¡ hay alguien bajo la cama!!! yo dormida aun y con mala uva por despertarme le conteste... déjame dormir, tu estas soñando, y seguí durmiendo.



Cuando volví a coger el sueño de nuevo me despertó y dijo ¿no oyes? Bajo la cama alguien se mueve, y su ropa roza en la moqueta, es que no oyes.



Yo muy enfadada le dije, pues asómate y sales de dudas y me dejas dormir, el muy asustado me dijo, mira tu… a mi me molesto el susto que tenia en el cuerpo, un tío mas grande que un castillo, asustado por un sueño...


Ya cansada de oírle encendí la luz y mire bajo la cama, y allí, un bulto de dos años dormía placidamente...


Mi hijo pequeño se había despertado, quizás con una pesadilla, y en vez de subir a la cama con nosotros se metió debajo, allí se sintió seguro, allí se quedo dormido hasta que nosotros le encontramos.


Era tan pequeño, que no supo que decirnos, y nosotros quedamos asustados, sabiendo que nuestro hijo nos daría muchas sorpresas a lo largo de su vida, y es que siempre tendríamos que estar alerta, nada seria previsible, porque un niño hiperactivo, no es tranquilo ni durmiendo, ni de cualquier manera.


El niño de la derecha es mi hijo pequeño, que siempre me tuvo en vilo… desde que nació, y aun sigue haciéndolo después de los años.

12 comentarios:

Gilberto Cervantes dijo...

Menudo susto!! Pero no el de tu marido, sino el del nene cuando vio la cara de sus padres, jajaja.

Los sustos que nos dan los hijos son mas grande a medida que crecen ellos.

Besos Lola y se feliz!

Trizbeth dijo...

Ay diosito! Te imaginas!!! Y menos mal era la cama alta que cupo y no se quedó atascado!

Espero que con el tiempo no haya sido tan traviesooo!

Besoss Lola, y buen finde!

Amilcar Blanco dijo...

¡Qué relato tan gracioso y conmovedor y que bien contado, con qué sencillez! Me encantaría ver alguna foto de ese niño hiperactivo. Un abrazo.

BEGO dijo...

Niños.....bendita locura...
Besos amiga,divertida entrada

Mari-Pi-R dijo...

Conmovedor y gracioso tu relato, me imagino al pequeño todo tímido durmiendo sobre el suelo pero protegido por sus padres.
Un abrazo

anayaika dijo...

Buenas tardes Lola!!!!
Me imagino la cara de tu hijo cuando se despertó, pensaría y mis papis qué hacen en mi cama???
Me ha encantado.
Miles de besos amiga

Lola dijo...

Hola Gilberto, pues si que fue un susto, y menos mal que no nos dio por hacer el amor estando el niño bajo la cama…
Mi hijo pequeño siempre fue imprevisible, aun lo es después de tener su propio hogar, y no digamos de su hijo, es “puritito” a su papá¡¡¡ Que Dios pille confesado!!! Son como dos bombas, en cualquier momento…
Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo.

Lola dijo...

Hola Bea, pues si que fue un susto grandísimo, yo pensaba ¿y si se hubiese caído la cama? Total que no son cosas que pasen habitualmente, pero mira que si sucede, como paso un año después (claro sin niño debajo) ufff que susto, si aun me pongo enferma al recordarlo.
Y no Bea, con el tiempo se hizo mayor, pero no mejoro mucho que digamos, es un bicho grande, lleno de energía y gimnasio ¡¡¡si parece un tanque…!!!
En fin ya vive con su familia, pero su hijo es como él, me dice que no le entiende, le recuerdo que él era igual, y me dice que no lo recuerda, ya ves, la mala memoria que tiene con lo joven que es.
Un beso mi niña, gracias por tu comentario.

Lola dijo...

Hola Amílcar, sí que es gracioso de lejos, porque cuando sucedió, cada noche me despertaba con la angustia de que el niño estuviese durmiendo bajo mi cama, y tarde en superarlo. Este niño me dio muchos problemas, ahora ya no vive en casa, aunque sigue siendo un ser inquieto que no deja parar a nadie. Te buscare una foto y la pondré bajo este escrito, ya verás que cara tenia mas graciosa. Gracias por tu comentario. Un abrazo.

Lola dijo...

Hola Bego, no digas eso de bendita locura, porque casi me voy al otro “barrio” en aquella época, no podía soportarlo, aunque ahora me ría al recordar las cosas que hacía. Gracias por tu comentario. Un beso.

Lola dijo...

Hola Mari-Pi, seguro que le tenía que haber hecho caso a mi hermana que me decía… lleva un diario de las cosas que hace, con el tiempo te reirás, y yo le dije, nada de apuntar, yo quiero olvidar las diabluras que hace, porque me estoy volviendo loca. Ahora pienso que a toro pasado… sí que sería divertido. Gracias por tu comentario. Un beso.

Lola dijo...

Hola Ana, no sé si pensó algo mi hijo al despertar, yo casi me muero, y no digamos las noches de después… siempre pensé que volvería a pasar, y no dormía bien, sintiendo ruido que no existían ¡¡¡ valla susto!!! Gracias por tu comentario amiga. Un beso.