domingo, 14 de abril de 2013

CUANDO TE CONOCÍ...


 
 
CUANDO TE CONOCÍ...
 
 
Cuando te conocí yo tenía quince años, pero sin poder evitarlo... Me enamore.
 

Me gustaba verte por el parque, eras un ser divino que empezaba a vivir sin saber lo dura que sería tu vida, pero eso sería mucho más tarde, y ni se me ocurrió pensar que tu tendrías que enfrentarte a un montón de vicisitudes, incluida la enfermedad, para eso nadie está preparado.
 

Y en tiempo pasó, y cuando volvía por tu casa te gustaba registrarme el bolso, yo cada día ponía cosas nuevas, así al volver a revisármelo te encantaría, mientras tu madre te reñía y yo sonreía al ver tus lindos ojos.
 

Yo iba a tu casa mucho, tu madre siempre tenía cosas buenas que sacarme para pasar la tarde incluido un flan de fresa que a mí me encantaba, y que me comía gustosamente bajo tu mirada siempre nueva.
 

Recuerdo angustiosamente una tarde que te quedaste sin respiración, no recuerdo porque, y tu madre tuvo que darte en la espalda para que reaccionases, yo me puse a llorar del susto, después tus lágrimas cayeron por tu rostro ya iluminado por una sonrisa ¡¡¡ que susto me diste mi niña!!!
 

Ahora somos más que amigas, yo me case con tu tío, y de eso ha pasado un tiempo largó, cuando nos vemos me haces sentir muy bien, y yo siento que a las dos juntas se nos pasa el tiempo volando, aunque este allí, en tu casa hasta la madrugada, llena de atenciones, que siempre me dejan extenuada de tantas veces como me preguntas ¿quieres algo?
 

Ahora mi niña recuerda que, tus años los he vivido siempre cerca de ti, porque te recuerdo que tú tenías nueve meses cuando te conocí, y yo ya podía haber sido tu madre. Te quiero mi chica tierna, para siempre.

 

8 comentarios:

Bertha dijo...

Hola Lola:

Se puede decir que es un cariño de toda la vida.Y...te casaste con su tío y así tú tambien eres su tía.Muy bonito Lola lleno de sentimiento como todo lo que escribes.

Que tal esta recien estrenada primavera?

Un beso y un abrazo preciosa.

Balagar dijo...

Entrañable. Hay muchas formas de querer, y todas son perfectamente válidas. La grandeza de personas como tú es que sois capaces de querer de todas las maneras posibles. Un fuerte abrazo.

BEGO dijo...

Muy bonito ese amor de tía.
BESOS

Lola dijo...

Hola Bertha, es verdad es mi sobrina, pero lo mejor de todo es que con su forma de ser mas de una persona me dice… se nota que es tu sobrina, yo sonrió porque sé que sin saberlo ambas tenemos cosas la una de la otra, ella es genial. Gracias por tu comentario. Un beso.

Lola dijo...

Hola Balagar, yo la quise desde el primer día que la vi, era una niña sonriente y graciosa, llenaba mi corazón de alegría al verla. Gracias por entrar a comentar mis entradas. Un abrazo.

Lola dijo...

Hola Bego, muchas gracias por tus comentarios casi diarios. Un fuerte abrazo.

anayaika dijo...

Qué bonita esta historia! Me gusta mucho. Las vueltas que da la vida, verdad?? Tú la conociste de bebé y luego al casarte con su tío...fuistes su tía. Ella tiene que adorarte, porque eres una mujer fantástica. Ojalá fueras también mi "tía". Seguro que mi vida diaria sería de otra manera. Mil besos

Lola dijo...

Hola Ana, es verdad que es una tierna historia, yo la conocí en los primeros días de salir con el que hoy es mi marido, yo era una niña, pero ella era la niña más sonriente y tierna que hasta entonces conocí. Y fue una suerte casarme con su tío, el amor de mi vida, y que ella siempre estuvo a mi lado en los momentos difíciles, y yo al suyo, porque más de una vez hablamos cosas que jamás contamos a nadie. Gracias por todas las cosas que me dices, y ojala tu también fueses mi sobrina. Un abrazo “sobrina”.