viernes, 23 de agosto de 2013

NUNCA SE SABE PORQUE...





 
 
NUNCA SE SABE PORQUE...
 
 
Nunca se sabe porque suceden las cosas, simplemente… suceden.
 
 
Cuando me case, no que tuviese ganas de tener un hijo enseguida, yo tenía 21 años y la vida por delante, mi marido tampoco tenía prisas pero, sucedió, y quede embarazada a los pocos meses.
 
 
Mi primer hijo nació trece meses después de mi boda, y en verdad que sin ser esperado se convirtió en un todo para los dos, teniendo verdadera adoración por ese ser lleno de amor y vida.
 
 
Fue nuestro primer proyecto de una vida en la que nos vimos excluidos después de pocos años. Mi hijo murió como consecuencia de no sé que, aun no me lo explico ni nadie me supo contar, y quedamos sumidos en la tristeza y la desolación sin que nadie pudiese hacer nada por nosotros que cada día nos hacía sentirnos peor.
 
 
Para que todo fuese más terrible quede embarazada a los tres años de la perdida, nada me hacia feliz, pero después de un tiempo pensé que esa era la solución a mi tristeza, y seguro que era un regalo de Dios.
 
 
El niño nació precioso, grande y guapo como su hermano mayor ya fallecido, pero mi locura ante lo pasado anteriormente me hizo colocar cámaras vigila-bebes por todas las habitaciones, a si es que pasando de habitación en habitación siempre le tenía vigilado, ya que mi angustia aun no había desaparecido.
 
 
Una tarde, mientras yo veía la televisión, y estando sola, la cámara empezó a moverse, o a tener más luz que se yo… el caso es que al mirar a mi bebe, otro bebe de unos tres años abrazaba a mi hijo en su cuna, le hacía caricias, y el niño le miraba y sonreía a veces. Yo me quede mirando como hipnotizada, no entendía nada, mire de nuevo, y los dos "hermanos" estaban juntos riendo, de pronto baje la escalera saltándome escalones, como una loca, y fui a la habitación de mi hijo que permanecía despierto, haciendo palmitas, y sonriendo, pero solo, era lo normal, pero… ¿qué o a quien vi a través de la cámara?
 
 
El miedo es un instante de angustia que se queda anclado en el tiempo.

15 comentarios:

Mari-Pi-R dijo...

Un misterio de la imaginación y del amor que llevabas por tu primer hijo.
Bonito escrito Lola.
Besos.

Jerónimo dijo...

La imaginación y el deseo intenso puede hacernos ver aquello que con tanta fuerza hemos deseado durante tanto tiempo.
Buen relato, Lola.

Un abrazo.

Marina-Emer dijo...

MI querida Lola desde el pueblo con mi portatil te saludo y agradezco tu cariñosa visita a mi blog
te deseo desde aqui un feliz domingo y venidera semana
besossssssssssssss
Marina

Palabras sueltas dijo...

El amor inmenso que se desborda querida Lola, el miedo y la angustia para que no se vuelva a producir dicho dolor hace a veces confundir realidades. Perder un hijo tiene que ser lo más triste.
Disfruta ahora de él y sé feliz.
Feliz domingo, Pilar

Lola dijo...

Hola Mari-Pi, ¿tu crees de verdad que fue la imaginación? Besos.

Lola dijo...

Hola Jerónimo, yo no creo que fuese imaginaciones mías, se lo que vi, y una cosa así pasa o no pasa. Gracias por contestar. Un abrazo.

Lola dijo...

Hola Marina, gracias por leerme en este tiempo de vacaciones es para mí un placer recibirte en mis blogs. Un beso.

Lola dijo...

Hola Pilar, yo siento muchas cosas, pero no creas que imagino más de la cuenta. No hay confusiones. Gracias por tu comentario. Un beso.

Amapola Azzul dijo...

Eso es verdad Lola, un abrazo fuerte.

Besos.

BEGO dijo...

Sin palabras....

Marina-Emer dijo...

HOY YA EN CASA TE DESEO FELIZ SEMANA Y CON MUCHO CARIÑO
BESOSSSSSSSSSSSSSSS
MARINA

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

Muy hermosa tu entrada, el misterio de vida, ese angel que cuida de su hermano,Lola siempre es un placer leerte, un abrazo.J.R.

Lola dijo...

Hola amiga Amapola Azzul, siempre contenta de verte comentar mis entradas. Muchas gracias. Un abrazo.

Lola dijo...

Bego cariño muchas gracias por venir a verme. Un abrazo enorme.

Lola dijo...

Hola José Ramón, me encantan tus comentarios, muchas gracias siempre por volver. Un abrazo.