viernes, 15 de noviembre de 2013

LIBROS



 
 
 
LIBROS


He leído tanto a lo largo de mis años, que en verdad poco tendría que contar si no hubiesen llegado a mi tantas sensaciones emociones, y citas, que hicieron de mis días una vida interesante sin serlo, y ganas de vivirlo todo, sin poder trasladarme a lugares, siglos, o historias que jamás me pertenecerán, y nada puede hacerse porque así sea.


Recuerdo que hubo una época, que cada vez que tomaba el metro, alguien iba leyendo “Los pilares de la Tierra” y me pareció que debería de comprarle, por que veía que el libro no era un libro fácil de llevar, por lo voluminoso de sus hojas, y eso dijo mucho a favor de su autor Ken Follett, que hizo que mis días volviesen a la Edad Media sin remedio, siendo esa una de las lecturas que trato de evitar, ya que es demasiado oscura, como para que yo recurra a ella en mi lectura favorita y diaria.


Pero resulto ser un libro que en la primera hoja te deja enganchada hasta terminar la historia 1020 paginas después, y cuando al salir a la calle, y ver una Catedral, Iglesia, o Ermita, ya valoras sus arcos de medio punto, ojivales, o su fachada Románica, Gótica, Barroca, o Plateresca, y es que el libro es un compendio de arquitectura, que te engancha sin que te guste este arte tan extendido en nuestro país.


Ahora, y después de leer muchos libros que jamás hubiese pensado que eran tan interesantes, atrayentes, conmovedores, impactantes, románticos, siniestros, cálidos, apasionantes, o tiernos, doy las gracias a mi madre por querer que yo aprendiese de todo un poco, y mis días fueran una constante aventura, solo con abrir las ventanas de sus paginas, y dormir siempre... a pie de hoja.

 
 

12 comentarios:

Mery Larrinua dijo...

He estado algo apartada de comentarios, pero aqui estoy disfrutando de las ultimas entradas! un abrazo

Lola dijo...

Hola Mery espero que tu alejamiento no haya sido por nada en particular, y no sabes cuánto me alegro de tu regreso. Gracias por tu comentario. Un beso.

Ricardo Tribin dijo...

Querida Lola: eres un ser especial que hace falta

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Hola mi querida Lola, comprendo que te aya enganchado este libro. Cuando nos apasiona la historia, el arte y tan buen escritor, nos quedamos hasta el final.
Se feliz
Con ternura
Sor.Cecilia

Lola dijo...

Hola Ricardo, yo pienso que las personas sencillas somos personas de ley, no pretendemos nada, solo queremos y amamos la vida con lo que eso conlleva, y lo mejor de esa vida son las personas que solo quieren ser felices sencillamente. Gracias por tus palabras. Un abrazo.

Lola dijo...

Hola Sor. Cecilia amiga, es verdad que hay libros que nos enganchan porque tienen mucho que enseñarnos desde el principio, y nos identificamos con sus letras y nos metemos en la historia como si fuese nuestra propiamente dicho. Te mando un abrazo enorme, se siempre feliz, y no olvides que te quiero. Un beso.

Kasioles dijo...

No te puedes imaginar cuánto he disfrutado leyendo ese libro.
Hace años que lo leí y me dio una pena que se acabase...
Hay libros que no tenían que tener fin.
Ken Follett me encanta como escribe, todos los libros que he leído de él, me han encantado.
Cariños en el corazón.
Kasioles

María Bote dijo...

Siempre me apena terminar de leer un libro (casi siempre repito su lectura)Pero, en este caso, mucho más, amiga.

Gracias y besos

Lola dijo...

Pienso como tú amiga Kasioles, a mí también me dio pena que terminase el libro, es tan interesante que los que leí después no me gustaron nada de nada. Yo también he leído los que ha publicado después Ken Follet, todos buenísimos, pero Los pilares de la tierra para mí el mejor. Gracias por tu comentario. Un beso.

Lola dijo...

Claro María, un libro tan bueno es una pena que termine, pero así pasa con todos. Gracias por tu comentario. Un beso.

karin rosenkranz dijo...

he llegado hasta tu blog, que bueno haberlo descubierto.
un saludo
karin

Lola dijo...

Hola Karin, se siempre bienvenida a mis pequeños espacios, me alegra mucho conocerte, y ahora paso a visitar tu espacio. Muchas gracias por tu visita. Un beso.