domingo, 30 de marzo de 2014

MANTILLAS Y SEMANA SANTA







MANTILLAS Y SEMANA SANTA


Hoy la recuerdo como años atrás, con su pelo recogido en un moño, y su Mantilla de Blonda Negra, con los ojos más brillantes que nunca, porque así, vestida de negro como una dolorosa, recorrería junto a mi padre las iglesias en Semana Santa, y a ella se  le alegraba el corazón al tenerle cerca.


Hoy  encontré estas fotos y la volví a ver feliz y contenta, pero sobre todo joven como no  recordaba haberla visto jamás.


Ella se permitía pocas alegrías, pero por la época que ella se vestía con Mantilla, eran días señalados, preparaba dulces típicos de la época y comidas, para cuando llegásemos de las procesiones todo estuviese preparado, y eran días de mucho trabajo en casa, también fuera de ella.


Yo siempre la vi  mayor con mis ojos de niña, aunque ella no tuviese más de cuarenta  años, jamás la vi reír con ganas, como ríe la gente sin problemas porque ella tenia muchos, pero el peor traer la comida a casa cada día, y los cuatro hijos que el amor de su vida había dejado sembrados en su vientre, sin querer saber nada de ellos.


Mi madre fue siempre una persona triste, yo no la recuerdo de otra manera, aunque si la vi sonreír, no se permitía mas, solo sonreír entre los buenos recuerdos que ya habían desaparecido, al igual que su juventud, y sus ganas de vivir.


A mi me contó que cuando se entero del engaño de mi padre, ella, quiso tirarse a un pozo, ella me dijo, que allí, en el fondo, vio reflejada la cara de sus cuatro hijos, y que con esa visión no fue capaz de arrojarse a el, y quitarse la vida,  ahora pasado el tiempo, cada vez la entiendo mas.


Ahora camino de la Semana Santa la recuerdo con estas letras, que salen de mi mente casi dormida en un ayer que ya no recordaba.


12 comentarios:

Kasioles dijo...

Querida amiga: ¡La de veces que he intentado dejarte un comentario sin poder conseguirlo!
Siempre te leía en mi espacio, tus cariñosas palabras, merecían agradecimiento y contestación, pero pinchaba en tu nombre y no me llevaba a tu blog, imposible, no aparecía ningún enlace para poder llegar, es más, viendo un comentario tuyo en nuestra común amiga, DEMÓFILA, le pregunté si sabía el nombre de tu blog y me ha contestado diciendo que ella tiene el mismo problema que yo.
Hoy estoy de suerte, volví a pinchar en un comentario que has dejado a una amiga y aquí me tienes.
Pero tu entrada me ha dejado triste, la vida no suele ser de color de rosa, y el amor puede dejar una marca imborrable para toda la vida.
Tu madre ha sido una gran mujer, valiente y decidida, ha sabido cumplir su papel y hoy estás aquí para agradecerle todo lo que ha hecho por vosotros en su vida.
Hoy quisiera transmitirte mi cariño de una forma muy especial, espero que mi abrazo te llegue cálido, lleno de amistad y te arrope cuando necesites cariños virtuales.
kasioles

Verónica O.M. dijo...

Muy guapa y buena madre, Lola estoy segura que vosotros sus hijos la resarcistéis de su dolor.
Besos

Ernesto. dijo...

Comparto contigo Lola esos recuerdos de ayer tan entrañables que compartes, que revives hoy, y que casi nos sitúas en aquellos tiempos...

Me ha gustado leer este espacio de tu vida, su vida.

Un gran abrazo amiga mía.

Teresa dijo...

Muy lindo y a la vez triste. Un abrazo fuerte.

karras dijo...

Cuanto sufrieron en aquel entonces todos nuestros padres. Como bien dices parece que siempre fueron ancianos ya que la marca de esa desagradecida vida que llevaron dejo sus rostros sin alegría.
Besos y ánimos Lola.

Piruja dijo...

Hola Lola, en aquellos tiempos que eran tan difíciles y duros ya era raro ver reír a las personas, pero si a tu madre encima le toco vivir lo que cuentas demasiado hacia la mujer sonriendo, su preocupación erais tu y tus hermanos y os saco a flote me imagino que con mucho esfuerzo pero lo hizo, era muy guapa y con la mantilla no tenia nada que envidiar a nadie:), quédate con el recuerdo de su cariño y esa sonrisa que sacaba de vez en cuando, mucho animo:)

Besos.

Lola dijo...

Hola amiga, no sabes lo feliz que me he sentido al leerte, he sentido de nuevo la sonrisa de mi madre y falta me hace en estos días sentir algo bello. Mil gracias por tu comentario. Un beso.

Lola dijo...

Si que era guapa, pero se marchito demasiado pronto para poder recordarla así. Gracias amiga. Un beso.

Lola dijo...

Gracias Ernesto, los recuerdos hermosos hay que escribirlos para que no se borren. Un abrazo amigo.

Lola dijo...

Si amiga lindo y triste como fue su vida, y yo así la recuerdo. Un besito Teresa.

BEGO dijo...

ME ENCANTAN..... LAS MANTILLAS Y TÚ,GUAPAAAAAAAAAAAAAA

Lola dijo...

Hola Bego como me encanta tu regreso. Gracias por comentar. Un abrazo grandote.