miércoles, 26 de noviembre de 2014

TIERRA DE ESCARCHA





TIERRA DE ESCARCHA


Me asome a la terraza, en el parque, la arena aun mantenía la escarcha de la noche, el termómetro marcaba cero grados, y al mirar al frente y ver la fachada de la estación del A.V.E, el día me recordó que mañana tendría que volver a casa, y eso me apeno un poco.


Los días aquí transcurren lenta y sosegadamente, haciendo parecer los días más largos, y el regreso más cerca, apenas me he dado cuenta de cómo desaparecían estos días, en la casa de escarcha y niebla, donde encuentro recuerdos en cada rincón, como telarañas que desean quedarse.


Esta sensación a mi acude cada vez que regreso a mi tierra natal, donde reposa el deseo y sueña el instinto, donde pasear y recobrar tiempo es todo lo mismo, y los parques me acogen, y sus ramas acarician los recuerdos del ayer, que jamás serán mejor vividos que por entonces, aunque yo por entonces no lo sabia.


Y desee tener mas tiempo para vivir, y menos para soñar, recorrí los árboles de mi juventud, donde los corazones traspasados con flechas e iniciales me traían de nuevo el ayer sin yo quererlo, las manos heladas y el corazón ardiendo me mantenían mas viva que nunca.


¡¡¡ Que tendrá la tierra que nos vio nacer!!! Su color rojo se pasea junto a mi sangre, llenándola de oxigeno y sentimiento, de querer mas las cosas aquí, de no querer marchame, como sabiendo que aun tengo cosas que hacer en esta tierra de caballeros andantes, y dulcineas perennes.


He de volver a casa, para llenarme de nostalgia y sensación de paz, he de volver para que mis ojos vuelvan a ver a mis hijos, a mi otro yo que aun permanece en Madrid.



9 comentarios:

Volarela dijo...

Qué texto tan bello... Me llega ese reencuentro; todo el texto rezuma un cariño profundo, entrañable y sereno, y contagia sentimiento de lo bien escrito que está.
Y a ti se te ve feliz :), se nota que has disfrutado.
Cuando llegues a Madrid lo empaparás de luz ;)

Mil besitos :)

Piruja dijo...

Hola Lola, creo que a todos cuando vamos a la tierra que nos vio nacer nos pasa como lo que tu dices, es como coger nuevas energías para poder seguir adelante, veo que somos de la misma tierra de caballeros andantes y dulcineas, que bonita es verdad?

Besos.

Piruja dijo...

Hola Lola, bueno yo soy de un pueblecito de Cuenca llamado Belmonte y me encanta ir allí, una pena lo poquito que voy pero cuando lo hago lo disfruto mucho, si dos de mis hermanas son paisanas tuyas de Ciudad Real, una es de Fuencaliente y la otra de Socuellamos, ya ves, somos gente llana y sencilla:)

Besos.

CRISTINA dijo...

Hola Lola, un texto bello y nostálgico. Que será, que cuando pisamos la tierra de nuestras raíces, hay que hacer esfuerzos para salir de ese espacio donde nuestro espíritu estuviera más en libertad. Yo digo, que una parte mía esta danzando por ese espacio en el muchas veces me gustaría estar. Porque a veces pareciera que hasta puedes sentir el olor de la tierra, y también para poder mirar por las noche, un cielo lleno de estrellas.
Un cariño abrazo amiga!

Mª Jesús Muñoz dijo...

Lola, puedo entenderte perfectamente, porque también yo voy a mi pueblo manchego y me lleno de fuerza para volver a Madrid con mi familia,aunque mis hijos están por el mundo...Pero, aquí sigo pendiente de todos...Me alegro de entrar a otro de tus blogs y descubrir otras facetas y perspectivas de tu vida.
Mi abrazo y mi cariño, amiga.
M.Jesús

Marinel dijo...

Se te ve absolutamente feliz, así que entiendo que te cueste desasirte de tanto sentimiento.
Pero piensa en esos hijos y tu otra mitad...así se hará más llevadero.
:)
Besos.

Mari-Pi-R dijo...

Todo tiene de bueno y menos bueno, pero creo que tu le das vida en donde estés, has podido disfrutar de un buen tiempo en el mar ahora la ciudad también va a tener su encanto en esta aproximidad navideña.
Un abrazo.

AMALIA dijo...

Un texto muy bonito y entrañable.

Y una linda foto.

Besitos.

Lola dijo...

Muchas gracias, me encanta trasmitir todo el sentir de mi tierra, y que vosotros me comprendáis. Un abrazo.