miércoles, 18 de febrero de 2015

LOS VASOS






LOS VASOS


Siempre fuimos buenas amigas, ella la madre de mi marido, llenaba mi vida de cariño, siempre me trato como a sus hijas, y en cuanto me case... empecé a llamarla madre.


Fue una gran mujer pequeña de aspecto, pero enorme de corazón, y la recuerdo en un montón de sitios en mi casa, aunque aquí vinieron poco, estaban mayores, y mejor íbamos a verlos para no cansarlos haciendo un viaje.


Mi madre siempre cuido de nosotros, cuando íbamos a verla, y al regresar a Madrid el coche lo llenaba  con productos de la tierra, con patatas,  pimientos, tomates, cebollas,  aceite, queso y  chorizos y bollos de pueblo que a mi tanto me gusta, y como no, amenudo me echaba una lata de “Mostillo” que es una especie de carne de membrillo que se hacía en los pueblos manchegos, yo creo que ya no se hace.


Mi madre, siempre fue conmigo más que estupenda, un día que yo estaba cerca mientras ella preparaba la comida al abrir la alacena vi unos vasos de color azul, solo dos y le pregunte ¿solo te quedan dos? Y me contó que esos eran parte de su dote, y que antes las parejas siendo personas humildes, al casarse solo llevaban dos vasos, dos platos, dos cubiertos…


Yo le dije que me gustaban, eran sencillos como ella, y a la vez bonitos como su ser ¿de verdad te gustan? y le dije que si, entonces fue a la alacena y los puso en mis manos, y me dijo ¿para qué esperar a mi muerte, a lo mejor se los llevan otros, y si a ti te gustan son para ti,  disfrutalos junto mi hijo?


Yo les tengo mucho cariño, no hace falta verlos para recordarla pero no los tengo al uso, pero hoy colocando el mueble donde tengo la cristalería los vi  y la recordé  dándomelos, con tanta ternura que no quiero ni lavarlos en el lavavajillas por si se rompen, son simplemente vasos pero eran de ella, ahora los vasos tienen más de 80 años, no tienen más valor que el sentimental, y para mi es bastante. 

16 comentarios:

Teresa dijo...

Me encanta Lola que seas así, algún día te enseñare los míos. Un abrazo fuerte.

Piruja dijo...

Hola Lola, a veces lo mas sencillo es lo mas bonito como es el caso de los vasos que te regalo tu suegra, por lo que cuentas de ella, tubo que ser una gran persona con un gran corazón, me alegro que tengas esos gratos recuerdos, gracias por compartirlos:)

Besos.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Me emocionaste, Lola...Mientras leía tus letras he podido ver a tu suegra, la gran persona que era, dándolo todo para hacer felices a los demás...Esos vasos tienen un gran valor sentimental y a través de ellos, ella sigue presente en tu vida, arropándote y animándote...La sincronía existe y ella está cerca de ti, amiga.
Mi felicitación y mi abrazo grande, amiga manchega.
M.Jesús

karin rosenkranz dijo...

Son dos tesoros. Concervalos y disfrutalos.
Besos

Kasioles dijo...

Me ha emocionado tu entrada, no lo he podido remediar.
Me has recordado a mis padres, cuando íbamos a verlos, nos cargaban el coche de cosas, todo les parecía poco para darnos.
Las cosas tienen el valor que cada uno quiera darles ¡no sabes bien cómo te entiendo!
Cariños en el corazón.
Kasioles

Mari-Pi-R dijo...

Las cosas que se recuerdan con sentimiento son las que tienen valor, yo también conservo cosas sin valor monetario pero de muchos años y lo trato con cariño.
Un beso.

MAR dijo...

Que bueno tener esos recuerdos bonitos que nos llenan de cariño de nuevo.
Mi abrazo para ti con mucho cariño.
mar

AMALIA dijo...

Qué bonito lo que dices!!.

Te cuento que yo utilizo un azucarero muy bonito que regalaron a mis padres cuando se casaron. Formaba parte de un juego de café y yo le tengo un enorme cariño.

Un besito grade.

CRISTINA dijo...

Hay cosas que tiene un valor sentimental, y que siempre formaran parte de nosotros. Y tus vaso es inevitable que cada vez que lo veas, te acuerde de quien un día te lo dio con todo el cariño y amor.
Lola, me emocionaste. Besos amiga.

Cilos10 dijo...

Precioso escrito. ¡Cómo no te iba a querer tu suegra y cualquiera que te trate! ¡Qué bonitos recuerdos!

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Corazones de rosas perfumadas.


Un abrazo.
Gracias.

Trizbeth dijo...

Aún con mis padres aquí miro cosas y sé que nunca las dejaré, simplezas de ningún valor más que el de los recuerdos amiga... Un abrazo!! Siempre me emocionas mi niña

PEPE LASALA dijo...

El valor sentimental es el más grande, el que realmente "vale", porque es el que aporta sentimiento a nuestro corazón. Me ha encantado Lola. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

Lapislazuli dijo...

Que tienro recuerdo
Abrazos

María Bote dijo...

¡QUÉ BONITO, LOLA! ME HE EMOCIONADO PROFUNDAMENTE LEYÉNDOTE PUES ESA MISMA RELACCIÓN DE CARIÑO Y ATENCIONES FUE LA QUE YO TUVE CON LA MADRE DE MI ESPOSO Y, NO HAY DÍA QUE NO LA RECUERDE. PASABA LARGAS TEMPORADAS AQUÍ CON NOSOTROS, DESDE QUE SE QUEDÓ VIUDA. TAMBIÉN TODAS LAS VACACIONES ERAN PARA ESTAR CON ELLA, EN SU CASA Y CUANDO NOS VENÍAMOS SE PONÍA EN EL BALCON LLORANDO A LÁGRIMA VIVA.

YO PERDÍ A MI MADRE ANTES DE CASARME Y COMO A LA MÍA PROPIA LA TRATÉ SIEMPRE.

QUÉ DIOS TE BENDIGA, AMIGA. UN ABRAZO.

Lola dijo...

Cuanta alegría he recibido con vuestros comentarios, veo que todos habéis tenido la suerte de tener una persona tan buena como yo a vuestro lado, eso es un premio que la vida nos ha dado. Yo la recuerdo y pienso que grande fue mi suerte al conocerla, respetarla, y quererla. Gracias a todos por vuestra visita.