lunes, 6 de julio de 2015

GRITOS Y SILENCIOS




GRITOS Y SILENCIOS

Me había acostumbrado al silencio de las palabras, dejándome guiar solamente por lo que el corazón percibía, y en verdad que me encontraba bien hasta que...

Empecé a oír los gritos de los que me rodeaban, a sentirse incómodos al tener que hablar conmigo, a no ser capaces de escuchar mi voz, que cada día se apagaba un poco.

Yo, me dejaba abrazar por las ramas de los árboles, y dejaba que el aire susurrara cerca de mí cuerpo que envolvía placidamente, y quise que nadie mas pusiera acentos a mi vida, y la llenase de incertidumbre.

A nadie le conté que volví a enamorarme de la vida, que hice un mundo a mi medida, y que cada día el alba me despertaba para dedicarme su primera claridad, y su silencio, que para mí eran melodías, solo para mí.

Y paso un tiempo precioso, y nadie me entendió, ahora, casi obligada a oír de nuevo, no sé si estoy preparada para eso, no sé si seré capaz de sentir como la gente grita, y de cómo cada vez se dice menos... te quiero.

No sé si estaré en paz con el mundo, por si acaso me despido de mis silencios, sin saber si seré capaz de olvidar el sentir del corazón, y aguantar el ruido de las palabras.



13 comentarios:

AMALIA dijo...

Bonita reflexión.

Siempre un placer leerte.

Un besito. Feliz comienzo de semana.

chusa dijo...

Qué bonito lo que cuentas Lola, ese sentirse abrazada por el viento y las ramas. El silencio es tan importante para escuchar nuestro auténtico sentir... la gente grita palabras sin escuchar a nadie, es un mundo de locos el nuestro.
Un abrazo grande, amiga :)
feliz verano!

Mari-Pi-R dijo...

Te entiendo Lola, creo que no te será fácil volver al mundo que quisiste dejar, el que te creaste era tan solo para ti del que no pueden penetran otras personas, pero eres fuerte y de vida y te adaptaras de nuevo.
Besos.

Teresa dijo...

Muy lindo Lola. Un beso.

CRISTINA dijo...

Lola hermosa reflexión, el silencio es un viaje al interior y a la realidad más profunda de nosotros mismo. Y cuando descubrimos eso mundo, cuesta volver al ruido exterior.
Cuídate amiga, un cariñoso abrazo.

CHARO dijo...

Los silencios pueden decir más que demasiadas palabras aunque a veces es bueno regresar a las palabras para olvidarnos del silencio aunque sea por poco tiempo.Besicos

Volarela dijo...

¡Qué texto más precioso!
Ese silencio que te llenaba no podrá irse. El ruido exterior es vacío y ese silencio es plenitud. Que nunca te falte. Que siga entrando por el alba cada mañana.

Besos grandes (y muchas gracias por identificarte tanto con lo que escribo...) :)

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Los Silencios de los Silencios oyen lo que a simple vista parece ivisibe y en realidad existe.


Un Abrazo.
Gracias.

JAGL dijo...

Sí, a veces hay que escuchar al silencio, ese silencio interior que está en nuestro propio ser, para poder oírnos y sentirnos un poco más cerca ante la realidad imperante de la vida.
Nada que ver con la fantasía ni el ego; tan solo una necesidad más de nuestros sentidos.

Te envío un abrazo Lola

Lapislazuli dijo...

El silencio es importante para escuchar a los demas y la naturalea
Abrazo

Amatista Amatista dijo...

Hermoso el abrazo del todo en silencio,feliz verano querida amiga

Piruja dijo...

Hola Lola, esos silencios creo que cada vez son mas necesarios aunque nunca desconectemos del todo, es verdad que el decir te quiero se dice cada vez menos, por eso no despidas del todo a los silencios, quédate con ellos y de vez en cuando que te acompañen ya que ese despertar con el alba debe ser una gozada, esas melodías son tuyas y no debes olvidarlas:)

Besos.

Lola dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Un abrazo enorme.