miércoles, 26 de agosto de 2015

LAS COSAS SE MARCHAN...




LAS COSAS SE MARCHAN...


A veces las cosas se marchan de nosotros, como no queriendo volver, y es que las cosas buenas tienen fecha de caducidad, dicen que las malas también pero, yo esas como que no las echo de menos cuando se van.


Hay veces que nos mecemos en la seguridad del tiempo, del día a día placentero, sin saber que cada historia es diferente, y que cada día el volver aparecer en nuestras vidas depende de nosotros, aunque más de una vez no entendamos que así es.


Cada historia tiene un sinfín de oportunidades para que todo salga a la perfección, pero la verdad más de una vez nos sorprende y echamos culpas a un todo que nos exime a nosotros, porque eso nos hace sentirnos mejor.


La vida en un abanico de historias por pasar, y cerramos los ojos ante cosas que nos hace daño, y cada  vez ponemos mas excusa para que lo solucionen los demás, y la vida es un caos,  volver a la tranquilidad siempre resulta difícil, pero no hay que desesperarse, las cosas fluyen, y  la vida es la más hermosa de esas cosas.


Buena vida y siempre serenidad y armonía en nuestros días, porque todo llegara cuando estemos preparados para el cambio.

9 comentarios:

Mari-Pi-R dijo...

Sin duda Lola, aunque muchas veces yo me pregunto si el cambio va a llegar en un momento dado, pero mientras tanto tenemos que sacar lo bueno de lo que tenemos y sentirnos bien con ello.
Buen regreso y feliz verano que todavía queda, besos.

Lola dijo...

Amiga Mari-Pi, aun permanezco junto al mar, estaré hasta octubre, mañana se van mi hijo pequeño y mis nietos, ha sido un verano demasiado caluroso y ajetreado, mañana pondré un poco de orden en el apartamento, limpiare más a fondo y… los echare de menos hasta que vuelva a verlos en octubre.
Mi hijo mayor vino de Alicante el viernes y se marcho hoy, se nota su ausencia, es el que más habla conmigo, total, que mañana la casa estará hueca, y ya no se oirán ni los gritos ni las risas de mis niños, un año más que me hace pensar un lo solos que nos quedamos los padres.
Gracias por ser la primera en venir a comentarme. Un abrazo grandote.

manolo dijo...

Esperemos que llegue estando bien preparado para recibirlo.

manolo
.

Volarela dijo...

Como tan bien explicas en tu entrada: armonía, serenidad... Todo llega cuando es su momento, cuando estamos listos para el cambio.
Muy maduro todo tu texto.

Que esos cambios sean serenos, deliciosos, y llenen tu alma de nueva luz.

Un besazo, mujer creativa y fuerte (así te leo, así te veo... :) )

AMALIA dijo...

Esperemos ese momento.

Un bello escrito y un hermoso mensaje.

Te deseo un fin de semana muy feliz.
Un besito y mi recuerdo

Piruja dijo...

Hola Lola, la vida como bien dices, es un abanico de historias unas malas y otras buenas, lo que debemos hacer es, no borrar porque eso no se puede, pero las malas dejarlas aparcadas y quedarnos con los buenos recuerdos de las buenas y lo que deba pasar pues hay estaremos esperando verdad?

Besos.

Joaquín Galán dijo...

Cierto, la mayoría de las veces se trata de tener paciencia, de saber esperar.

La vida bien merece esa espera.

Saludos Lola.

Alfred Comerma Prat dijo...

Bonitas y sensatas palabras.
Que tengas una feliz semana.
Saludos.

Lola dijo...

Gracias por vuestras visitas y comentarios. Un abrazo.