jueves, 2 de junio de 2016

DETRAS DE LA PUERTA PEQUEÑA





 DETRAS DE LA PUERTA  PEQUEÑA


Mi madre me contó un día que, había vivido en una casa en alquiler con mis abuelos, ella era pequeña y no se tenía en cuenta su opinión (casi como ahora) y recordaba que…



En ese casa de alquiler vivieron un montón de años, cuando llego era chiquita pero percibió que por encima de la cabeza de su padre había un recuadro pintado con varias capas de cal como toda la pared, parecía una ventana pero no lo era, o una pequeña alacena pero jamás supo lo que era.


Mis abuelos se ve que no tuvieron interés por abrir aquella puerta pequeña y cuadrada, (como estaban de alquiler a lo mejor pensaron que los podían echar) no pude ni imaginar para que serviría, y yo le decía a mi madre ¿pero jamás os dio por abrirla? ella me comento que a ella no la dejaron mis abuelos, y cuando se fueron a vivir a otro lugar eso quedo para la siguiente familia que…


Fueron más curiosos, y que después de instalarse allí y al cabo de unas semanas forzaron la puerta, allí aparecieron unas orzas de barro, unas con monedas que pensaron que no eran importantes al no ser de uso legal, apenas se leía lo que ponía, estaban llenas de algo negro y no eran redondas del todo, y parecía que estaban machacadas y sin valor, en las otras unos papeles que no se entendían.


Las llevaron al ayuntamiento, y allí vieron de que época que eran y descubrieron que… Las monedas, que databan  de los gobiernos de los emperadores romanos Nerón, Nerva y Trajano, entre los años 54 y 117, tienen grabadas sus efigies en una de las caras y, en los otros, distintos motivos mitológicos y de una hermandad de guerreros, dijeron que eran doradas pero no de oro.


Las 112 monedas antiguas fueron encontradas en el interior de un jarrón de cerámica, allí las dejaron, con el tiempo se fueron a un museo de Madrid, ( eso dijeron) los que las encontraron salieron en el periódico de la época, con foto incluida, cosa que los hizo muy felices, ya les dijeron que no eran valiosas, solo para los museos lo eran…


Siempre hubo tontos y listos, los primeros mis abuelos, los segundos… los del ayuntamiento, seguro que hicieron su agosto.



13 comentarios:

AMBAR dijo...

Interesante historias, de eso ha ocurrido varias veces en casas antiguas en la pared y debajo de las tablas del suelo.
El que no entiende es como el que no ve, pero los que entienden se llenan el bolsillo.
Un abrazo.
Ambar

Kasioles dijo...

Antes, ya que la situación de ahora no da para tanto, se solían encontrar algún que otro tesoro, en monedas, debajo de alguna baldosa o en algún hueco poco visible y camuflado en la pared.
Muchas veces, la curiosidad, nos lleva a hacer grandes descubrimientos.
Te dejo un fuerte abrazo.
Kasioles

karin rosenkranz dijo...

Que buena historia!!
buen fin de semana.
saludos

PEPE LASALA dijo...

Tú lo has dicho Lola, seguro que alguien hizo su Agosto, y estoy seguro también de que tienen su valor por la antigüedad. me ha gustado mucho tu entrada Lola. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

monse conchello dijo...

Lola me has recordado que en unas obras de la casa de mis abuelos encontramos detras de una piedra un recipiente pequeño de barro, en su interior solo había como papel que con el tiempo se habia estropeado, ¡que desilusión!, ¿que sería aquel papel escondido?...

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Mi querida amiga Lola, discúlpame que hoy no te lea.
Solo paso a decirte que por mi delicada salud me veo obligada a descansar quiera o no, una larga temporada. Nos vemos en octubre si estoy mejor
Te dejo un beso de ternura hasta entonces y no me olvides ¿Vale?
Sor. Cecilia

Teresa dijo...

Que bonito encontrar tesoros. Besos.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Una entrada e história de magnitudes y laberintos.


Un Abrazo.

Piruja dijo...

Hola Lola, interesante lo que nos cuentas, aunque yo pensaba mal y creía que encontrarían otra cosa que prefiero no decir:), como tu dices, siempre han habido listos, tontos y muchos muy espabilados, como aquí paso con los del ayuntamiento que se quedarían con la recompensa de lo hallado en vez de dárselo a los que lo encontraron, esa es la picaresca de siempre aprovechándose de la ignorancia de otros.

Besos.

AMALIA dijo...

Interesante historia.

En cuanto a la recompensa... así es este país.

Un besito. Feliz semana.

Maria De Los Ángeles dijo...

Pues mira mi querida Lola:
En una casa también de alquiler donde viví lo menos diez años cuando era pequeña, también había una especie de urna en la pared tapiada con un cristal, dentro se veían papeles. Mis hermanos y yo siempre estábamos con ganas de saber que había allí. Mis padres que eran también tontos, nos lo prohibieron, cuando nos marchamos a otra casa...allí se quedó pero yo aún me acuerdo y me pica un montón la curiosidad. ¿Qué habría?
Un besito

Pedro Luso dijo...

Olá Lola.
Pelo seu belo relato podemos ver quantas são as surpresas e podem guardas essas casas, com os seus mistérios. Parabéns.
Abraço.

Lola dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios. Un abrazo.