martes, 22 de febrero de 2011

VERLES PARTIR...



VERLES PARTIR...


No se si alguna vez estuve preparada para ser madre, pero aprendí.

La vida me fue acercando a cosas que siempre pensé que haría, aun así mi miedo crecía cuando se acercaba el momento de traerlos al mundo, aun  sabiendo que la vida me premiaría al mirarles a los ojos, y recibiendo a cambio una mirada limpia y dulce.



Sabia que en este mundo tener un hijo es un premio, no todas tienen esa suerte, y jamás pensé que no seria querida por mis hijos, si criticada, y más de una vez equivocada, las madres somos humanas, nos equivocamos y nada se interpone entre el perdón, el amor que se tiene a los hijos.


El tiempo me dio la razón muchas veces, a veces me la quito al igual que el sueño, la vida se vive al momento no por anticipado, jamás volviendo para atrás…


Y no me prepare jamás para verles partir, aunque si para verles felices con sus parejas, las mujeres por ellos elegidas, y enamorados , mi casa se quedo vacía de risas y de su música, aunque mas de una vez me enfade por la estridencia de su sonido y mas decibelios de los que podía soportar.


Ahora todo permanece en silencio, yo casi nunca pongo la música, solo quiero que me hablen, oír voces conocidas, y saber que me quieren aunque los vea poco, o eso me parece a mí.

4 comentarios:

Marinela dijo...

Lola, las madres nos vamos haciendo, es lo único para lo que no nos preparan. El amor y el instinto con la educación que recibimos de nuestros padre es lo que nos lleva a cuidar, proteger y enseñar a nuestros hijos.
Todos nos equivocamos en algún momento de nuestra vida, pero donde hay amor y humildad para pedir perdón, hay armonía.

Gracias por tu visita, yo también paso por tus blogs, pero he tenido unos meses que no tenia ganas de escribir y apenas atendía mis blog, solo pasaba a mirar.

Salud y un abrazo.

Lola dijo...

Hola Marinela, estoy de acuerdo con todo lo que dices, es una tarea difícil pero la vida enseña y mas si hay amor, que a los hijos es difícil que les falte.
No dejes de escribir, se que hay temporadas que nada llega a la mente, y el corazón intenta descansar de los problemas diarios y la inspiración desaparece detrás de la tristeza. Lo se porque a mi también me esta pasando, aunque me he impuesto la tarea de escribir al menos una cosa al día, para no perder la costumbre.
Un abrazo amiga, gracias por tus palabras que me animan a escribir.

Víctor Manuel Guzmán dijo...

Vivir para aprender, asi nos vamos forjando en nuestro camino, aveces dulce otas amargo, pero siempre con una enseñanza,

Saludos cordiales

Lola dijo...

Es verdad amigo Víctor Manuel, al llegar a la vida un sinfín de tareas ya llegan con nosotros en una lista que nos permitirá a lo largo de nuestras vidas, aprender , sufrir, amar, y mas cosas elementales, a las cuales nos vamos acostumbrando y terminando etapas.
Muchas gracias por tus reflexiones, que me hacen sentirme bien. Un saludo.