miércoles, 5 de octubre de 2011

ANOCHE...




 
ANOCHE...


Anoche al acostarnos mi marido me dijo ¡¡¡ Chica, estamos solos!!! Yo le conteste, solos no hemos estado nunca, por que nos teníamos el uno al otro, ahora tenemos a los chicos, tenemos Andrea y Fernando, nos tenemos nosotros.


Y es que mi marido quisiera que los hijos aun fuesen niños, que no se fuesen de casa, y es que no entiende como la vida sigue, no se acostumbra a estar sin las ramas, que un día crecieron pegadas a su tronco, se movieron con su viento, con sus ideas, y sus hojas tejieron sus noches.


Mi vida, la llenan cantidad de cosas, mi marido, mis hijos, y mis nietos, comparto mi tiempo con los elementos, y me abrigo con el frió, y me resguardo del sol del verano, me adapto a las circunstancias, y vivo el momento que me toca, sin esperar a vivir la vida de otros, y menos la vida de mis hijos, que nunca fueron mis hijos, solamente son hijos de la vida, y yo su vehículo para llegar a ella.


Soy feliz cuando tengo mi tiempo, y cuando pienso que no tengo tiempo para aburrirme, y tengo las noches para soñar, y despertar alegre al llegar el nuevo día.




10 comentarios:

Little Moon . dijo...

Lola hija mia , eso creo que les pasa a todos los padres , no quieren darse cuenta que los hijos ya son adultos , y tienen que seguir su rumbo , muy bonito y hermoso gracias por compartir un beso Lm.

Mari-Pi-R dijo...

Los padres siempre se quedan solos en un momento de su vida, pero como tu bien dices cada uno tiene que vivir la suya y darle un sentido, creo que lo estas haciendo tu, ocuparse es una gran cosa para no sentir soledad.
Abrazos

Lola dijo...

Hola Little Moon, todos los padres sentimos soledad al ver marchar a nuestros hijos, a mi madre le paso igual al marcharme yo que era la pequeña de la casa y la ultima en casarme, eso es ley de vida, yo al menos así lo siento. Un beso amiga y gracias.

Lola dijo...

Hola Mari- Pi, claro que hay más cosas en la vida aunque los hijos sean una de las más importantes. Gracias por tu visita. Un beso.

Valaf dijo...

Pues mira, en nuestro caso,

Pues tenemos dos hijos, de 16 y 14, chicos (aunque mi esposa asegura que ella, de adolescente, no la liaba tan parda delante del espejo del baño y con tantos potingues para asuntos varios, jajajaja)

Pero a lo que vamos, cierto, es como dices. Aunque en nuestros caso, ya nos gusta que nos dejen solos de verdad de la buena porque hasta hace bien poco (ahora empiezan a volar más) era un constante..."mamaaaaaaaaa" esto, "mamaaaaaaaa", aquello. Incluso por la noche!!!

Pero bien, todo va cambiando a medida que se hacen mayores, entre otras cosas, la percepción del tiempo y su cadencia.

No obstante, tras 24 años juntos (21 de casados), sigue siendo una delicia perderse en sus ojos. Y en sus labios. Y diez mil años que pasaran...

Un abrazo, Lola

Ricardo Tribin dijo...

Linda descripcion querida Lola. Para todo siempre hay un tiempo y una edad.

fuerte abrazo

Trizbeth dijo...

Ay siii Lola, tan real como la vida misma, es una etapa que llegará (por mi digo), pero uno siempre cree que esas ramitas ahi quedaran, y no aprende a hacer las cosas que llenaran tus espacios cuando las ramas sean arboles como uno!

Bellisima reflexión y sentir mi Lola!
Un abrazo enormee!
Bea

Lola dijo...

Hola Valaf, entiendo perfectamente lo de ¿mamaaaaaaaaaaa donde esta…? Eso lo hemos vivido todos las madres, culpables somos nosotras de esa situación pero es lo que ocurre, mejor que mano que buscar.
¿Que te diría yo de perderme en esos ojos que amo desde hace una eternidad? Yo creo que puedo añadir poco al amor que siento hacia un hombre que poco entiende de romanticismos, pero si de otras cosas ahora menos deseadas por mi ¡¡¡ serán los años!!!
Pero el sigue sufriendo por nuestros hijos, ya con sus esposas y sus hijos, el solo se ocupa de sufrir por ellos, y yo termino escribiendo mis sentimientos pero casi siempre… a solas. Un abrazo por tan estupendo comentario a mi entrada.

Lola dijo...

Hola Ricardo, pues tienes razón, para cada momento hay una edad, y sobre todo no hay porque vivir en vidas de otros, cuando se tiene la propia. Gracias por tu comentario. Un abrazo.

Lola dijo...

Hola Bea, claro que te llegara esa etapa, a mi me parece casi imposible ser abuela aunque… este tan estupenda aun jajajaja.
Ya sabes ni caso estoy un poco loca. Gracias por tu comentario querida amiga. Un beso enorme.