sábado, 14 de julio de 2012

UN PASEO POR EL SENTIMIENTO




UN PASEO POR EL SENTIMIENTO



Me gustaba ir hasta los sentimientos ocultos, y quedarme allí a solas pensando, buscando retazos de mi vida, más que nada de mi niñez.


Recordar a mi madre, siempre triste, como perdida, queriendo a quien no la quería, y sufriendo por los que la queríamos mas que a nuestra propia vida, pero ella era así, siempre sola, aunque sus hijos llenáramos parte de su vida, pero no toda, por que la parcela del amor estaba desierta, nadie la cuidaba, nadie miraba a una rosa nacida en el desierto del olvido.


Y ha veces que me pregunto como pudo quererle tanto, si para el, ella había sido una mas de sus conquistas, aunque en ella dejase cuatro veces la semilla de la esperanza, que solo fue eso, esperanza.


No volvió a vivir con nosotros, su mujer y sus hijos, y a veces se presentaba en casa como queriendo que volviésemos a quererle como antes, pero el no se dio cuenta jamás, que ya en nosotros no quedaba mas que lo que nuestra madre nos había enseñado, respeto mas que cariño, dignidad mas que desilusión.


Cuando regreso de los paseos ocultos de mi alma, llego a comprender mejor que nunca a mi madre, que me parió sola, que se dejo la vida en querernos, en quererme mas que a su vida, por que yo fui su hija pequeña, y pasado el tiempo, jamás me llamo de otra manera que ”pequeña mía” aunque ya tuviese cuarenta años.

6 comentarios:

Bertha dijo...

A lo mejor como dices que eras la pequeña sería la época que las relaciones con tu progenitor no serían de lo más alagüeñas y para ella serías parte de aquel momento que fué... pero no lo amarró a ella...Y por eso eras la niña de sus ojos.Eso no quiere decir que a los demas no los quisiera pero tú eras su esperanza a lo mejor.Digo yo?

Lo de tu madre es amor hasta el final.Que bueno querer tanto dicen que disfruta más el que da que el que recibe...eso es lo que dicen!

Un fuerte abrazo Lola.

Bertha dijo...

...me repito cómo una estrofilla a lo mejor jejeje:)

anayaika dijo...

Buenas noches Lola, me he dicho voy a visitar a mi amiga, y me encuentro estas bellísimas palabras a tu madre.
A veces no puedes evitar querer a quien no te quiere. Cuando el sentimiento entra en tu corazón es muy difícil sacarlo. Seguro que ella vivió algunos momentos felices junto a él.
Un beso enormeeeeeeee
ahhh acabo de poner tus blogs en el mío para que mis amigos puedan disfrutar de tus bellísimas palabras y de tus fotografías

Lola dijo...

Hola Bertha, no sé como verlo yo, a mi me parece que jamás nos quiso, y eso se noto al pasar los años, siempre sin él. Al final termina acostumbrándome y ya deje de sufrir, solo mi madre y mis hermanos fueron importantes sin más. Gracias por tus comentarios. Un beso.

Lola dijo...

Hola amiga, anoche llegue tarde de dar un paseo con mi marido y unos amigos, pase a darte las gracias aunque era demasiado tarde para extenderme. Ahora te doy las gracias de corazón por tus bellas palabras de tu comentario. Un beso enorme.

Juglar dijo...

Dicen que cuando un hijo crece sin su padre se queda "huérfano"; pero si crece sin la madre, estonces se queda "desvalido"...
¡Cuántas mujeres han sacado adelante a sus hijos, solas, renunciando a su propia vida!
¿Cuántos hombres conoces que lo hayan hecho igual?
Los habrá, sin duda, pero una excepcional minoría.
Gracias, Lola, por tu visita.
(No conocía este lugar, me quedo por aquí también)
Un abrazo.