viernes, 14 de diciembre de 2012

LA MANGA DEL MAR MENOR

 
 
 


 
LA MANGA DEL MAR MENOR
 
 
 
La Manga del Mar Menor en verano es un lugar bullicioso, no es un pueblo, la Manga como dice su nombre es una franja estrecha, con una carretera central, no hay calles, si ha de llegar una carta se pone el nombre del apartamento y así llegan. Esta a 15 minutos de Cartagena, a cinco de Cabo de Palos, y a una hora escasa de Murcia.
 

Es un lugar solo de verano, venir para mí en invierno abre la mente al reposo, a los largos paseos, a los bellos atardeceres, pero todos los restaurantes, y tiendas permanecen cerrados, y solo el amor al mar hace que mi nostalgia sea enorme cuando en Madrid veo llegar el invierno, porque aquí eso no sucede.
 
 
Aquí todo permanece desierto, nada que ver, ningún lugar para comer, nada donde comprar recuerdos que llevar, pero al llegar la noche…
 
 
El otro día mi marido se marcho a ver el partido de futbol, aquí de canal plus nada, y a él le interesaba ver al Real Madrid, y yo le comente que se marchara. Así quede sola en el edificio, frente al mar de mis sueños que ahora me intimida más que cuando llegue.
 
 
Yo sentada frente al ordenador, y con la ventana sin obstáculos de visillos, y ya con el cielo oscuro del todo desde hacía varias horas, de pronto vi iluminarse todo el horizonte, y pensé ¿hay tormenta? Y me asome ( me encantan las tormentas) y nada tenía que ver con una tormenta, solamente el cielo se ilumino como si fuese de día, como si no fuesen las once de la noche, como si hubiese amanecido hace horas…
 
 
Yo permanecí asomada a la terraza, viendo lo que no tenia explicación, y mis ojos no dejaban de recorrer el horizonte como si el yo estuviese detrás de una nube, porque así percibí la luz… grande, detrás de la nada, pero yo no sabía lo que podía ser, y allí quede pegada a las baldosas de mi terraza sin ser capaz de moverme, solo miraba y cada vez estaba más asustada.
 
 
Después la luz casi se apago, y pequeñas lucecitas de colores se introdujeron en el mar, y yo quede asustada, sola, y sin querer salir a buscar a mi marido, que estaba al otro lado de la carretera, en el Zoco, donde un único bar ofrecía el partido que había hecho que mi marido se ausentase del apartamento.
 
 
Ahora al llegar la noche me asomo para ver si las luces vuelven a salir, al menos las pequeñas, pero fue un golpe de suerte, no he vuelto a verlas, y a mi marido no le conté nada, no vaya a ser que coja miedo y no volvamos aquí más que en verano.
 



 

8 comentarios:

La Soledad dijo...

Gracias Lola por el mensaje que me dejastes me hacia falta. Besitos

Mari-Pi-R dijo...

Sin duda es un lugar precioso del que debes disfrutar estando por allí con largos paseos.
Un abrazo

Lola dijo...

Hola La Soledad, gracias a ti siempre por no olvidarte de mí, ya sabes que a los que escribimos nos gusta que nos lean, si no ¿para que escribimos? Buen fin de semana amiga. Un beso.

Lola dijo...

Si Mari-Pi, es un lugar precioso donde si hubiese un buen urbanismo seria el paraíso, aun sin serlo a mi me encanta vivir allí. Gracias por tu comentario. Un beso.

BEGO dijo...

En estos lugares, el bullicio de verano desaparece poco a poco dando lugar a la calma....Disfruta de esos momentos...
BESOS

Lola dijo...

Hola Bego, a mi no me importa que no haya nadie allí en invierno, pero quedarme sola en el edificio y ver las luces en el mar ufff que susto. Gracias por tu comentario. Un beso.

Trizbeth dijo...

Ni he respiradoooo! CAsi veo las luces contigo y de salir corriendo pues yo hubiera ido a mil por horaaa jo mi Lola, vaya susto y tu sola...o vaya suerte ver lo que tal vez no muchos hayan visto o lleguen a ver... no sé, es interesante aunque algo sorpresivo mmm bueno te deseo que puedas seguir viendo bellos atardeceres, anocheceres y amaneceres sin luces y en toda estación!!

Mil besoss y buen finde!

Lola dijo...

Hola Bea, mas que susto sorpresa, y después paralizada esperando ver algo que pocos han visto, y de salir corriendo nada, yo solo en el edificio y que se pare el ascensor… no no, mejor en mi casa, con todo cerrado y a la espera del futbolero que si no va a ver el partido le da un ataque, su Real Madrid, total nada. Bueno estaba claro que solo yo debía ver lo que vi. Gracias mi niña por tu comentario. Un beso.