miércoles, 20 de noviembre de 2013

SEÑORA DEL SENTIMIENTO




SEÑORA DEL SENTIMIENTO


Mi madre fue la señora de los sentimientos rotos, parecía que su mundo éramos solo nosotros cuatro, sus hijos, pero había mas, y sus 30 años se fueron marchitando a la sombra de su marido, un vividor que solo se importaba el, y dejaba corazones rotos por donde iba, sin importarle un pimiento esas cosas.

El era el rey de las juergas y el amor de mi madre, que jamás quiso a nadie como le quiso a el, siéndolo todo en su vida hasta su desdicha desde que le conoció, y hasta su muerte.

A mi, al cabo de los años, me hace recordarla triste siempre, con su mirada perdida en el ayer que jamás fue otro cosa que ayer sin mas, la recuerdo marchándose al mercado al amanecer, y trayéndonos las cosas que en el puesto habían quedado después de la jornada, lenta y difícil, como terminaban sus días.


Había perdido un marido, y la ilusión por vivir, siendo nosotros sus cuatro hijos una carga para su espalda pequeña, sus sentimientos grandes, y sus sueños pesadillas, tras la sombra de un amor que jamás fuera suyo, aunque el en los encuentros le jurase que la quería mas que a su vida, pero mi madre jamás fue importante para el, y sus otras mujeres, menos aun, y sus hijos nada exactamente.


El hizo un mundo a su medida, dejando cadáveres de amor como alfombra roja de sus aventuras, sonriendo siempre como si nada pasara, y olvidando a seres que mucho le quisieron, e hijos que ni conoció, ni falta que le hacia, por que jamás quiso a nadie, solo su entrepierna fue importante para el, ¡¡¡ que mundo mas vacío eligió para vivir toda una vida!!!

Te quiero Mamá, para siempre.

18 comentarios:

Verónica O.M. dijo...

Lola, toda una señora.
Estoy convencida que como madre se sintió realizada y querida.
Besos

Gilberto Cervantes dijo...

Que sea muy feliz donde quiera que este!!

Y a ti por dejarle saber tus sentimientos!!

Besos Lola y se feliz!!

BEGO dijo...

Triste vida la de tu madre...
Seguro que tú le diste momentos de mucha felicidad...
BESOS

Rosario Ruiz de Almodóvar Rivera dijo...

Las madres así son un ejemplo a seguir para sus hijos, tú has tenido a la mejor.
Un abrazo.

Teresa dijo...

Abrazos Lola, que tristeza he sentido, por tu madre y por ti.

Lola dijo...

Si Vero, fue una gran mujer, que sólo quiso una vez y para siempre, dejándose el alma en cuidar de nosotros cuatro, sin una queja, ni un lamento. Gracias por tan bellas palabras que me hacen recordarla con todo mi corazón. Un beso amiga.

Lola dijo...

Hola Gilberto, ojalá y así sea, ya sufrió todo lo que debía y más, se merece el mejor de los lugares para descansar. Gracias por tus palabras llenas de sentimiento y amor. Un abrazo enorme.

Lola dijo...

Si Bego , fue una vida triste y siempre esperando su regreso... Ya ves amiga, cuanto más quieres más sufres... Muchas gracias amiga por tus palabras de cariño. Un beso grandísimo.

Lola dijo...

Hola Rosario, es verdad todas las madres son estupendas, y un ejemplo para sus hijos como tu dices, ella siempre quiso y mucho, pero en esta vida no le tocaba ser feliz... Seguro que ahora lo es. Gracias por tus palabras de cariño. Un beso grandote.

Lola dijo...

Teresa, no hay que sentirse triste, yo he puesto aquí esta entrada para mis amigos, viendo que todo se puede soportar, hasta un amor que jamás la quiso, y que dejo en ella un enorme peso, sus cuatro hijos para que jamás pudiese olvidarle. Gracias amiga por tus letras. Un beso grande.

Kasioles dijo...

Querida amiga: Aunque todavía me conoces poco, sí sabrás que casi siempre escribo al amor o a los amores de mi vida.
Perp em el amor, tambíen tienen cabida esas mariposillas locas que no se contentan con solo una flor, tienen que libar incansables en un jardín y son incapaces de profundizar más, no saben llegar al corazón de las personas y deben de temer que, al descubrir sus sentimientos de amor, se sientan enzarzados en ellos y despierten los de él.
Estoy convencida de que tu madre ha sido una gran mujer, ha desempeñado su papel hasta el final, os ha dejado una muestra de amor diaria con su trabajo y paciencia, tendrás que recordarla siempre con admiración y amor.
A mí, tu relato, me ha llegado al alma y tu madre se merece todo el respeto por mi parte.
Cariños, muchos, a algunos les pongo alas por si llegan a ella.
Kasioles

PEPE LASALA dijo...

Grande como ella sóla por lo que nos cuentas. Lola, recuérdala con una sonrisa, con su sonrisa, porque estoy seguro de que aunque sufriera, siempre tendría esa sonrisa para vosotros. me gusta muchísimo leerte, lo que nos cuentas, es parte de tu vida y ahora también un poquito parte de nosotros, como lo eres tú. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amiga.

Lola dijo...

Amigo Pepe, me has echo llorar con tu comentario, en verdad que ella fue una mujer espléndida en sus años mozos, siempre a la sombra de mi padre, y siempre queriéndole con las ganas de un amor imposible, que no aparecía por casa nada más cuando a el le venía bien, pero que mi madre quiso que siempre le respetásemos y quisiéramos como lo hacía ella, sin preguntas, sin reproches, ahora puedes entender mis escritos en el otro blog, donde siempre esperó el regreso de no se que cosa, pero tengo el miedo de mi madre en mi ser, y pienso que yo no podría estar sola sin mi marido. Ella fue genial, y supo como muchas mujeres de su época aguantar y querer como pocas. Gracias amigo, la emoción sigue, y el recuerdo aumenta. Un abrazo grande de corazón.

Lola dijo...

Hola Kasioles, al igual que Pepe Lasala me has echo emocionarme al leer tu comentario, es verdad que escribir sobre mi madre no me hace daño, si de mi padre aunque ya dejo de importarme, pero sigo respetándole porque ella así lo quiso, y mi ser no puede olvidar las enseñanzas y el amor que mi madre puso en sus hijos para que mi padre siguiera siéndolo, aunque a el poco le importábamos. Muchas gracias de corazón, por comprender mi entrada y mandarme unas letras tan hermosas. Un beso grande amiga de verdad.

Mari-Pi-R dijo...

Una mirada muy noble se ve en ella, me imagino por lo que pasó en su vida ya que te sigo leyendo desde hace un buen tiempo, pero tu bien le has compensado todo el amor llenándola de cariño.
Besos

Rafaela dijo...

Debió ser una buena mujer y buena madre.
Eran otros tiempos, cuando la mujer se enamoraba y aguantaba al marido toda la vida sin reproches.
Besos.

Lola dijo...

Hola Mari-Pi, si ella fue una estupenda madre, y una señora sencilla y buena, jamás dijo una palabra mala para nadie, y siempre fue fiel, y siempre tuvo fe en Dios, confiando plenamente en su voluntad. Como todos diríamos, la mejor madre del mundo. Gracias por tu comentario. Un beso.

Lola dijo...

Si Rafaela, eran otros tiempos, la mujer obedecía, el hombre mandaba, el hombre era el rey, la mujer .... Su esclava, casi siempre. Gracias por tu comentario. Un beso.