domingo, 23 de febrero de 2014

COSAS DE ANTES...

 
 
COSAS DE ANTES...
 
 
Hay veces que un recuerdo me lleva a otro, hoy viendo un documental en Discovery de animales he recordado que...
 
 
Cuando yo era joven, cuando la televisión era un lujo y había pocos, yo tenía una amiga mayor, de la edad de mi madre, ella tenía un taller de costura, y a mi que me gustaba coser, yo iba  ayudarla, y ver lo bien que cosía.
 
 
Esta mujer soltera, vivía con su hermana, su cuñado, sus cinco sobrinos, y sus padres muy mayores, era una convivencia difícil, pero ella ganaba dinerito, y a todos les venía bien, era una familia grande.
 
 
Recuerdo que para entretener a su padre anciano compraron una televisión, el no sabia lo que era eso, y el padre muy aficionado a los toros, y siendo época de ver corridas y fútbol para mantener a las "masas amordazadas" ( casi como ahora) esa era una programación  buena para que los que no podían ir a las plazas, o a los campos del fútbol y así estuviesen calladitos y serenos.
 
 
El padre de mi amiga eso de darle a un botón y ver el mundo no lo podía entender, el creía que era como abrir la ventana a la calle, y ver todo lo que había al otro lado.
 
 
Los días que había corrida de Toros, se empeñaba que su hija pusiera la televisión y ver pasar a la gente camino de la plaza.
 
 
Desde por la mañana se empeñaba en querer ver el ambiente que había, quería ver como la gente se preparaba y quería oír los comentarios que había acerca de la corrida de turno, pero era la época de la carta de ajuste, y cuando ya harta de que su padre le riñese porque no podía ver a la gente, mi amiga ponía la televisión y al salir la carta de ajuste, el padre chillaba, la insultaba, y la amenazaba con la garrota, y si no estaba lista le atizaba con ella, total que en vez de tarde de toros, era tarde de garrotazos...
 
 
Fue una época difícil para mi amiga, que cuando murió su padre, se echo a la calle a buscar novio, pero los años habían pasado por ella dejando huella en su rostro, y en su cuerpo, pero ella se quería mucho y decía que estaba fantástica...
 
 
Le echo la vista a un señor mayor, que vivía con su madre, y que no tenía ganas de casarse, sólo de pasarlo bien, vivía en un pueblo grande de la mancha, y viendo que pasaba el tiempo y el no hablaba de boda, se presentó en casa de su novio, con sus maletas, y su madre... Sin avisar, no puedo ni imaginar la cara de debió de poner el " prometido" al ver llegar a su casa de hermosa paz, a mi amiga que era de temperamento fuerte, y demonios en el cuerpo.
 
 
La cosa término en boda, pero porque no hubo otro remedio, el pueblo murmuraba, no es como ahora que cada uno vive donde quiere, y ya poco nos importa que estén casados o " arrejuntaos" .
 
 
Mi amiga término en vez de en una casa acogedora, en el garaje de la casa de su " esposo" haciendo vestidos, que era lo que antes se hacía, pero ya la modista de moda en Ciudad Real había dejado de serlo, ella eligió su destino...
 
 
Pienso que la vida le siguió dando garrotazos aunque su padre ya no existiese, y salir de casa no fue precisamente una buena idea, a ella le hubiese gustado tener hijos, pero ya se le había " pasado el arroz"
 
 
En fin, decisiones equivocadas del destino, la vida siempre fue difícil para ella, no se que final tuvo la pobre, sin marido, sin hijos, sin suerte...

 

9 comentarios:

Mari-Pi-R dijo...

Que pena por tu amiga, hay personas que la suerte no les sonríe siempre.
Un abrazo.

María Bote dijo...

Cosas veredes de cuando éramos jóvenes. No sé si es ficción o realidad, pero, de cualquier forma, me resulta, algo así como conocido o parecido a circunstancias que presencié, amiga.

Un gusto leerte. Besos

AMALIA dijo...

A veces, las decisiones que tomamos no son las acertadas.

Un besito.

Rafaela dijo...

Después de toda una vida dedicada a su madre creo que se precipito un poco y no le salio nada bien.
Besos Lola.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Bueno, no fue acertada su decisión, pero tuvo libertad para elegir y ser consecuente con su decisión.
Lo de la tele me ha hecho gracia, cuando pude comprar una tele en color, mi abuela Ramona, muy enfadada me decía que los programas de la otra tele eran mejores !jaja! y no hubo modo de hacerla razonar.
En fin...
Gracias
Un abrazo
Sor.Cecilia

karras dijo...

Pero es preferible Lola equivocarse que no haberlo intentado.
Un besote.

Ernesto. dijo...

Hola Lola, las cosas de antes... No tengo muy claro que no sean las mismas cosas que vemos suceder hoy, salvando las distancias que haya que salvar. Mentalidades, costumbres, épocas, etc. Pero la desazón o alegría que ellas nos provocan no creo que haya cambiado nada. Tampoco digo que hayan aumentado, aunque lo parezca.

La "intranquilidad" del ser humano debe estar basada en ansias y valores a los que, tal vez, cuesta poner nombre... ¡O no! ¡O sencillamente están ya, y desde siempre, y lo que sucede es que no se quieren reconocer!

Y en cuanto a tu comentario sobre el perdón amiga mía te respondo aquí:

Hola mi amiga, sentidas palabras nos dejas expresándote así de tu padre. Volver a quererle es algo consustancial entre padres e hijos... Haya pasado lo que haya pasado. Tardará más o menos, sucederá al final de la vida o antes. Pero suceder suele suceder. Es la vida! Y es perfecta.

No, no es egoísmo el sentirse bien después de perdonar, como no lo es perdonar para sentirse bien. Es sencillamente como bien dices un camino necesario a seguir..., dejar que la vida fluya a su ritmo natural... amar, aceptar, comprender, perdonar, bendecir, desear lo mejor...

Sí también aquí hacía y hace hoy un soleado día. De hecho salimos de paseo en breve por el valle que habitamos. Y sí, siempre hay una palabra de entendimiento y cariño entre ambos Lola.

Un fuerte abrazo amiga mía.

Jerónimo dijo...

Es cierto, para una persona mayor, los primeros televisores eran cosas de brujos, no me extraña que se liara a garrotazos...jajajaja
Una historia con momentos divertidos aunque con un final triste.

Saludos.

Lola dijo...

Muchas gracias por vuestra visita. UN abrazo.