jueves, 3 de abril de 2014

LUNA DE MIEL





LUNA DE MIEL


Siempre pensé que la luna de miel era el periodo donde la pareja  de recién casados empezaban su vida, se conocían mas a fondo,  y donde crecerían nuevos lazos, pero eso no es así.


La luna de miel tenia otro enfoque, se trataba de pasar un tiempo con la pareja  de abstinencia, y esperar la primera regla de la mujer, al venir  esta, ya podían tener relaciones, con la fe ciega de que si al mes siguiente no aparecía, el hijo en camino era del novio, sin temor a engaños.


Y es que siempre la mujer ha tenido que dar explicaciones, de si entraba o salía antes de la boda, (después también) mientras que el marido podía jactarse de mil aventuras que a todos les parecía algo normal y de ser muy ´´ machos´´


Siempre hemos llevado las de perder, el hombre en su inseguridad nos hace pasar por la vergüenza de su  vida sin timón, y de sus emociones al viento como banderas de libertad.


Ahora las cosas han cambiado, la luna de miel se anticipa, y si el día de la boda vas embaraza mejor, ese trabajo que se ahora el novio, en una noche de bebida y desenfreno, de sueños ya cumplidos y de fidelidad dudosa.


11 comentarios:

Mari-Pi-R dijo...

Los tiempos han cambiado como bien dices, ya no se sabe si para mejor o peor, pero quizás con ello ahora las parejas se conocen bien antes de llegar al matrimonio.
Un abrazo.

PEPE LASALA dijo...

Todo va cambiando gracias a Dios Lola, y las nuevas generaciones lo tienen más claro. No entiendo por ejemplo como en los años 60, todavía una mujer tenía que pedir la firma del marido para abrirse una cuenta corriente.
Bueno, me despido de ti hasta después de Semana Santa, así que un abrazo enorme amiga.

Piruja dijo...

Hola Lola, si que es verdad que siempre hemos llevado las de perder,pero por suerte los tiempos cambian y ya no es lo mismo para la mujer, hoy en día aunque aun hay algún que otro "machito", la mujer puede elegir, y si no le apetece puede decir no, por suerte los tiempos cambian:)

Besos.

Teresa dijo...

Menos mal Lola que han cambiado. Besos.

Ernesto. dijo...

Desenfadada reflexión Lola... y cierta en mucho. También despierta la risa algunas formas y palabras empleadas:

"...el hombre en su inseguridad nos hace pasar por la vergüenza de su vida sin timón, y de sus emociones al viento como banderas de libertad."

Un gran abrazo amiga. Veo que hoy hay mandobles para algunos jajajajaajajjajaja...

Salva dijo...

La verdad que es cierto lo que comentas,aunque también es cierto que las cosas van cambiando y la mujer pasito a pasito va situándose en el lugar que le corresponde por derecho.
Feliz fin de semana.

Lola dijo...

Pues si Mari-Pi, menos mal que han cambiado las cosas, ya ves que no se fiaban de nostras, teniendo que estar en "pobre" marido en ayunas por si acaso... Gracias por tu comentario. Un beso.

Lola dijo...

Si amigo Pepe, todo va cambiando, y lo que antes era tan importante ahora no hacemos ni caso, a mi todo eso me parece bien, lo que pasa es que yo siempre entendí que la luna de miel era para conocerse, y no ya empezando con las inseguridades, y la sospecha. Gracias por tu comentario. Un abrazo.

Lola dijo...

Si amiga, los tiempos cambian gracias a Dios, pero siempre pagamos las consecuencias las mujeres, y es que en eso de ser las receptoras de un esperma no deja tranquilo a más de uno, que se creían que ya íbamos con todo el “trabajo” hecho, así eran de mal pensados. Bueno ya termino ese tema ¿o no? Un beso amiga. Gracias por tu visita.

Lola dijo...

Hola Ernesto, los mandobles los reparto en el otro blog http://sinimportanciaparanadie.blogspot.com.es, este es mas para cosas de casa. Yo cuando leí en no recuerdo que libro de que iba el tema de la Luna de Miel pensé “hay que fastidiarse que estos hombre siempre están con sus miedos, pero claro eran los hombres de antes, aunque pienso que también queda alguno de esos ahora. Muchas gracias por tu visita. Un abrazo.

Lola dijo...

Pues si Salva, es hora de los cambios, pero ya ves que en todo vamos despacio ahora con este gobierno más aun. Pero todo cambiara, en el siglo XXI es lo normal. Gracias por tu visita. Un abrazo.