viernes, 7 de noviembre de 2014

MOCHILAS




Esta es la mía y un cuaderno de mi colegio.

MOCHILAS

No sé si ahora los niños son más listos por la televisión, juegos, o simplemente por todo lo que llevan en las mochilas escolares…


Yo aún conservo mi “maleta de madera” era una caja de madera donde se llevaba una pizarra y  tizas, un cuaderno, la enciclopedia Álvarez, y el plumier donde guardar lápices, goma, sacapuntas y mis pinturas de colores Alpino, mucho mas tarde la pluma y el tintero, después  la estilográfica,  sin olvidar el papel secante, y los bolígrafos. Seguro que en nuestras casas aun queda algún material escolar de la época.













Yo alucino viendo las  Mochilas que llevan mis nietos al colegio que ni pueden andar, no pienso que necesiten tantos libros diariamente, pero si mi nieto Marcos tiene tres años, no sabe leer, y lleva siete libros,  yo cuando estaba  en primaria, llevaba una carteras en la mano o a la espalda con tirantes, de  tela o cuero, después de plástico, y anteriormente… de madera, y ya veis los listos que hay en nuestro día a día, si son hasta ministros, pero nuestros niños las llevan con ruedas o rompiéndose la espalda, y cuando se descuidan solo tienen que dejar de estudiar gracias al ministro Wert, que dice que sobran estudiantes, yo digo que sobra el…


Ha evolucionado todo muchísimo, así debe ser porque si no aun permaneceríamos en las ramas de los arboles, pero hay cosas que no se si siempre han sido para mejorar, yo con respecto a las mochilas de nuestros niños diré que no.




11 comentarios:

Pluma y Data dijo...

En mi modesta opinion:
es cierto que han cambiado muchas cosas, pero no necesariamente para mejor. La educacion antes era mas completa y mejor; ahora hay mas libros y menos calidad.
Un estudiante actual: lleva un cargamento que mas parece un pertrecho para la guerra que otra cosa y sabe menos que uno de hace años de u grado inferior.
Me encantaron esas fotos entrañables, recordando viejos tiempos de la escuela.
Un abrazo

Cilos10 dijo...

Maravillosos recuerdos, así fue en nuestro entorno, pero un día sorprendida, me fui enterando que no todo el mundo lo vivió de ésta manera. Hablé con amigas que ya iban a su colegio de monjas y tenían carteras de cuero, todo el material necesario y personas que las llevaban a sus clases.Los pueblos y las ciudades pequeñas lo vivían más austeramente.

Cilos10 dijo...

Lo de las mochilas de los niños, creí que ya se habría solucionado después de mis hijos, ya veo que no.
No es bueno para los niños tanto peso y tanto lío, pienso yo.

Ricardo Tribin dijo...

Querida Lola.

Espectacular descripción de tan bellos recuerdos.

Gran abrazo

Mari-Pi-R dijo...

Que ilusión Lola que todavía conservas tu cartera de colegio con tus cuadernos y demás.
Son otros tiempos y otra forma de enseñar, creo que de muy pequeños ya saben mucho más de lo que nosotros sabíamos, en fin mejor así.
Besos.

Manuel dijo...

Tu maleta es un tesoro, que me ha traído muchos recuerdos; aunque la mía era de cuero, el contenido es el mismo.
Preciosa entrada.
Un beso.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

Cuantos recuerdos me ha traido tu entrada! que maravilla que aún lo tengas, un abrazo.J.R.

CRISTINA dijo...

Lola, bellos recuerdo que se ve que todavía conservas, Me gusta tu maleta, es hermosa que porque no deja de ser tus vivencias.
Feliz domingo, un grande abrazo.

Teresa dijo...

¡ Que lindos recuerdos Lola.! Un abrazo.

Volarela dijo...

Esas cositas de la infancia: libros, cartera, estuches... qué rara sensación me dejan. Como si llegaran empañadas de un tiempo tan lejano... Me conmueven. Yo no tuve cartera de madera, pero las he visto y son deliciosas, así como la enciclopedia Álvarez, donde estaba todo en un solo libros. Ahora los niños tienen más libros pero aprenden menos. La enseñanza actual es desastrosa. Mil veces me quedo con el pasado.

Un post excelente.

Muchos besos :)

Lola dijo...

Claro que las cosas cambian, y como dice Pluma y Data no siempre para mejor, pero nada podemos hacer, todo cambia, y yo he querido aquí poner un poco de mis recuerdos de niña, y sabia que más de uno de vosotros habría tenido cosas parecidas.
Y ya ves Chelo, aunque nuestros hijos se hagan mayores las cosas no desaparecen, mis hijos tienen alguna mochila por el trastero, y también algún que otro libro, ellos llevaban una mochila que rompía la espalda, y mis pobres nietos… también.
Me gusto encontrarlo todo incluso dos de mis notas, una me dejo alucinada… si está firmada por mi padre ¡¡¡ Jesús pero si no vivía con nosotros!!! El caso es que todo fue un hermoso recuerdo.
Si Volarela estuche, antes lo llamábamos plumier, ahora nadie recuerda ese nombre, ahora todo son estuches…
Gracias a todos me he sentido muy bien rodeada de vuestros recuerdos. Un abrazo grandote.