jueves, 23 de abril de 2015

ESO POR PREGUNTAR...




ESO POR PREGUNTAR...


La semana pasada por problemas de ciática según creía el, mi hijo, fue al Fisio, y allí le dijeron un montón de cosas que no tenía nada que ver con una ciática, si no con una rotura de fibras el verano pasado después de una caída, y que él no había hecho caso (es tan bruto como su madre) total que llevaba medio arrastrando ya pierna por haberlo dejado tantos meses.


Al otro día aparte de la paliza que dan los Fisios se encontraba mucho mejor, y recordando que mi espalda me pasa la factura cada día (unos días más que otros) me dijo que iba a pedir hora para mí también el día que a él le tocaba volver, y yo que tengo dicho por mi médico que vaya al Fisio me anime y fui.


Al llegar "la Fisio" me dijo que si mi hijo se quedaba o se marchaba de la sala, y entonces yo le conteste…


Por mi no hay ningún problema que se quede, el sabe que yo fui su primera casa, que mis hermosas piernas fueron sus cimientos, y que gracias a ella fue a un montón de sitios sin que yo me quejase de dolor alguno.


Le dije que mis brazos habían sido su cinturón de seguridad cuando empezó a caminar, que lo protegieron para no caer, y cuando se caía (por qué es lo normal) ellos estaban para levantarlo, acariciarle, y curarle las heridas si las hubiera habido.


Dije que en mi tronco se encuentra la entrada a su primera casa, cuando la vida le dio la oportunidad de nacer, allí estuvo calentito, alimentado, cantado, soñado, y siempre querido, y también le conté en su momento, como con pasión le engendramos, y siempre fue esperado con amor.


Le hable del momento de la salida, de cómo él y yo a solas sentimos el dolor del parto,  porque nadie había en la habitación, y como su color en vez de rosado era azul, y su cara lloraba con la desesperación de notar que la vida se le escapaba, porque el túnel  era demasiado estrecho.


Que mi pecho fue su alimento en la primera etapa de su pequeña vida, y que él había crecido al calor de el, y al ritmo de un corazón contento de tenerle, y siempre bien sujeto con mis fuertes brazos.


Le hable como mi mente jamás estuvo quieta o dormida, que leí, estudie, la prepare para un mañana en su compañía, y como mas de una vez no estuvimos de acuerdo, volviéndose tozudo y yo rencorosa de tanto desacuerdo, de ideas que volaban en diferentes direcciones, dejándome desolada con sus palabras, y mas con sus hechos en rebeldía.



Que sufrí con sus adversidades de la vida, y cante con sus triunfos que hubo muchos, y que soy feliz cerca de sus hijos rebeldes como él, he igual de “loquitos” que me hacen recordarle de pequeño… y que ya no puedo más que darles cariño, sin ofensas de niños que todo lo han tenido.


Después de tanto miramiento, mi hijo se marcho,  y no vio como su madre era amasada, como un gran pan, que me dejo sin resuello, y con todo el cuerpo dolorido hasta pasado dos días, y ahora tengo que volver, y digo yo, ¿ahora que nada me duele...?


Yo pienso que me excedí con tanto contar, pero nada había que esconder, nosotros somos una familia libre, sin vergüenzas, así fue desde que nacieron, y todo eso paso... por preguntar.


15 comentarios:

Rafaela dijo...

Me ha gustado de la manera que contaste que tu eras la madre de aquel chico.
Besos.

Mari-Pi-R dijo...

Ya ves Lola tu le diste la vida a tu hijo y él te la devuelve llevándote al fisio, espero que te vaya bien el tratamiento.
Bonito escrito, un abrazo.

Trizbeth dijo...

Ayyy Lola! Éste es el motero verdad? YO me imagino que lo mismo pensaría él, para qué habrá preguntado la fisioooo jajaja

Sin bromas ahora, es un relato maravilloso, que nos hace vivenciar a las madres todo el amor y sacrificios que se hacen por los hijos.

Escribes de una manera tan bonita, que llega y con esos detalles amiga, que es imposible no engancharse!!

Besotessss, me gusta tu actividaddddd jo en lo que escribo uno, tu tres!!

Besotessss, esta semana se me fue volandooooo

Lapislazuli dijo...

Simplemente una madre
Abrazos
Cuidate

Cilos10 dijo...

Me ha encantado,¡cuanto amor, cuanto sentimiento y todo tan verdadero! Muchos besos

PEPE LASALA dijo...

Hoy te aplaudo con más ganas que nunca Lola, porque lo que has escrito es más que bonito. Es la bella y maternal realidad. Vamos, que soy tu hijo y te como a besos. Precioso amiga, eres muy grande. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

AMALIA dijo...

Muy hermoso y profundo tu escrito.
Eres una maravillosa madre.
Un besito.
Feliz fin.de semana

Rafa Hernández dijo...

Muy bonito esa manera de contar que una es madre. Y a cuidar esos huesos, que cuando se estropean, mal arreglo tienen. Yo tengo la espalda bastante jodida, y ya mala solución hay, porque lo que tengo es bastante desgaste y artrosis. Los fisios van bien hasta cierto punto, pero depende de las lesiones que se tengan. Lo dicho a mejorarse.

Saludos.

Flor dijo...

Cariño eres una madre ejemplar .... Y yo de verdad que te admiro y te comprendo muy bien , así es como devengo ser una madre , además eso es lo más natural del mundo .
Me a gustado mucho tú entrada .
Te deseo un feliz funde cariño , besos de flor .
Pd , En mi blog ya está publicado , lo que te mande por mail , espero que te guste vale , chao guapa .

Volarela dijo...

Por preguntar..ja, ja. Pues muy bien lo has contado. Y muy de acuerdo contigo. Una madre así no tiene nada que esconder. Una madraza. Eso eres y se nota.

Un gran beso con felicidad (yo descanso un tiempo)

Amatista Amatista dijo...

Toda una madre,una entrada preciosa donde relatas todo lo que es una gran madre,espero te encuentres bien,un abrazo

AMALIA dijo...

Un besito grande.
Que vaya todo.muy bien.
Feliz domingo

Kasioles dijo...

Realmente has escrito una maravillosa entrada, he disfrutado de ella al ver reflejado tanto amor hacia ese hijo que has engendrado años atrás.
Así somos las madres para nuestros hijos, se lo damos todo y, aún después de casados, seguimos a su vera, aunque sea en la distancia, siempre acompañándolos y procurando ser útiles para ayudar a su felicidad.
Las fotos con que acompañas tu relato, son preciosas, no las has podido elegir mejor.
Con todo mi cariño, recibe un fuerte abrazo.
Kasioles

Mª Jesús Muñoz dijo...

Lola, te felicito por tu hermoso y profundo post, que hago mío totalmente, también yo cuido mis rodillas, que ya se van quejando...Mis hijos me llaman y se preocupan desde lejos.El de Australia quiere que vayamos a ver a su niña, que nació en Navidad...Toda una aventura, que tarde o temprano tendremos que emprender,porque los padres lo damos todo siempre.
Quiero decirte, que mi post, es una aportación a la palabra, que Sindel nos propone cada semana, en este caso ha sido "Soledad". No tiene nada que ver con mi estado emocional, que es muy bueno...Ya sabes, que de vez en cuando la soledad nos viene bien para reflexionar, crear y poner la mente en orden. Pero, la comunicación con los demás nos ayuda a superarnos y siempre es necesaria.
Mi gratitud por tu cariño y tu interés, amiga.Te dejo mi abrazo grande y mi ánimo siempre,Lola.
M.Jesús

Cristina dijo...

Es cierto que los hij@s somos muy desagradecidos y que las madres, sois las mujeres mas fuertes, luchadoras, y con una capacidad para dar amor Como nunca nadie que este en nuestra vida nos lo pueda dar. Es precioso relato Lola. Me has hecho reflexionar sobre algo que nunca antes había pensado. Gracias.