miércoles, 29 de abril de 2015

NOS MIRÁBAMOS...




NOS MIRÁBAMOS...


Nos mirábamos cuando los veíamos dormir en sus camas y pensábamos… son nuestros hoy, pero nadie penso en el mañana, y nos confundimos, nunca fueron nuestros.


Los alimentamos, limpiamos, cuidamos de ellos cuando estaban enfermos, los vestimos, y los dejamos soñar, cien veces al día los bese, los abrace y mil les dije os quiero, pero eso no fue suficiente, nos abandonaron...


Tenían prisas por vivir fuera del nido materno, yo quizás fuera demasiado estricta, pero siempre legal, quitando importancia a cosas que la tenían, para que su padre no se enfadase con ellos, y que desapareciese la paz en mi hogar.


Cuidamos de sus cuentos siempre ilustrativos, jamás leídos, de su  música, de sus películas, de sus motos siempre deseadas por ellos, que algunos problemas nos dieron con sus accidentes, después de sus coches, y también muriendo cada hora que se retrasaban.


Tontos nosotros que pensamos que dándoles cosas los tendríamos siempre a nuestro alcance, que podríamos resguardarlos de la lluvia y del sol asfixiante, y me senté con ellos hablar de los planetas, de las historias del mas allá, de como se engendra la vida, y quise que jamás se olvidasen de este mas acá donde vivimos.


Nada sirvió de nada, se formaron sus alas y quisieron volar por su cuenta, eran años de bonanza, y jamás pensaron que las cosas pudieran  cambiar, pero cambiaron, y cuando estuvieron bien los vimos en la lejanía, ahora… estamos más cerca por que nos necesitan, y morimos un poco cada noche al saber que no podemos ayudarles como nosotros quisiéramos, ni en sueños.


17 comentarios:

karras dijo...

La historia de la humanidad tiende a repetirse. Pero a veces me da la sensación de que estoy viviendo todo lo que estudié, todo lo que soñé, todo lo que me contaron y todo lo que temí por mí, por ellos.
Al final están volviendo espoleados por la maldad de quien debiera protegerlos, protegernos y entre la cobardía y el arrojo esperamos sin hacer nada a ver que pasará.
Besos Lola.

Piruja dijo...

Hola Lola, por regla general a todos se nos abrieron esas alas y echamos a volar, pero así de dura es la vida, siempre pensamos que todo va a ir bien y que no cambiara, pero nos equivocamos y mucho como estamos viendo últimamente, donde en vez de ser los hijos que ayuden a los padres es todo lo contrario, los padres como buenamente pueden ayudan a los hijos, ojala que todo cambie para el bien de todos nosotros.

Besos.

María Bote dijo...

Querida lola, no imaginas hasta que punto me siento identificada contigo.

De haberlo querido escribir, tendría que haberlo hecho igual que tú, las mismas motivaciones, los mismos sentimientos y esperanzas, los mismos resultados. Unicamente varía una cosa: tú en plural y yo en singular¿comprendes amiga?

Un abrazo muy grande y mi comprensión más absoluta. María

María dijo...

Mi querida amiga que preciosa entrada, cuantas verdades dices a traver de tus letras, yo solo tengo una hija ya tiene treinta y dos años, y todavia vive con nosotros, y cuando diga de marcharse lo vere normal, pero pienso que no estare preparada, es muy buena , pero es logico que como bien dices tiene ya sus alas y algun dia querra volar con ellas. Mil besicos me gusta mucho como explicas las cosas, con mucha normalidad, y llamandolas por su nombre se te ve una persona muy sincera

Lapislazuli dijo...

Los padres no solo dan las alas sino que enseñan a volar, a veces el viento los trae de regreso
Abrazo

Amatista Amatista dijo...

Tiempos difíciles ,siempre queremos lo mejor para los hijos,magnifica entrada,un abrazo

AMALIA dijo...

Una entrada muy sentimental y realista
Así es la vida...
Te mando un beso y mis deseos de un feliz fin.de semana.

chusa dijo...

A los hijos se les enseña a volar, les apremia el deseo de independencia, pero las circunstancias les haràn volver.

Bello y profundo tu escrito Lola. Te mando un abrazo grande:)

Cilos10 dijo...

Mi querida Lola: Cuánto luchaste y cuanto pusiste de tu parte! Pero, tienes razón, los años de bonanza pusieron a todos en movimiento. Se querían comer el mundo!
No se puede nadie comer el mundo! A poco que nos descuidemos, nos come a todos.En ésta época los tenemos cerca hasta............Sabe Dios cuando.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Mi querida Lola, bien entiendo tus sentimientos, parece que nos arranquen el corazón, cuando los hijos vuelan . Nos educaron con el poseer y los hijos no son propiedad de los padres, por eso cuando se van nos duele.
Hoy es tiempo de vacas flacas y vuelven a los padres buscando ayuda y apoyo y siempre los padres los abrazan.
Que así sea siempre mi querida Lola.
Un gran beso de ternura.

AMALIA dijo...

Muchas felicidades en este domingo.
Un beso grande

Flor dijo...

Querida Lola .... Una tierna entrada , que seguro que con el pasó de los años , volverá a repetirse pero ahora los protagonistas son ellos los que actúan , y los que tendrán que pasar por donde tú y tú esposo pasateis para cuidar de vuestros hijos .
Te deseo un feliz día de la madre besos de flor .

Trizbeth dijo...

Qué belleza de realidad y sentimientos en tus letras.

SAbes, porque siempre te digo, que me identifico mucho, casi como si viera un futuro de mi en ti, y porque nos pasa y pasará a todas.

Qué alegría que estén aunque sea sólo por necesidad, por mi que se quedennnn jo, qué vida tan vida jajaajaj

FELIZ DÍA DE LAS MADRES, eres una súper mamáaaa y lo sabes! Abrazotess gigantessss y mucho amor en tu día!!

Hasta prontoooooo♥

Marina Fligueira dijo...

Hola de nuevo, que verdad tan grande mi querida amiga. Así es lo que a la mayoría de los padres le pasa, nos pasa!!! no eres tú sola.
Pero si lo pensamos bien, es palo que va dando, pues nosotras también volamos en nuestra época. Claro que, no como ellos, que se lo dimos todo: No, nosotros tuvimos que currarlo. Pero bueno, es otra generación y todo cambia, ir de lo malo a lo bueno da gusto y felicidad, pero ir de lo bueno a lo malo, supongo que será bien duro y ellos lo saben.

Te dejo un abrazo.

CRISTINA dijo...

Lola, todo en la vida es un verdadero aprendizaje, y todas las experiencias vividas son las que nos aportan las verdaderas enseñanzas. Porque por mucho que nos duela hay que dejarlos que aprendan y vuelen como el viento.
Ya estoy de vuelta.
Besos.

Lola dijo...

Muchas gracias a todos los que me habéis visitado, y mis letras han sido comprendidas. Un abrazo.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Un gran mensaje.
En ese aprendizaje empezamos a caminar...


Un Abrazo.