jueves, 17 de septiembre de 2015

MI NIETO FERNANDO





MI NIETO FERNANDO


Se me rompió el corazón…


Mis nietos subían en el ascensor, y yo desde mi casa en el piso noveno los oía discutir, su hermana mayor Andrea le reñía, y el enrabietado decía que no había hecho nada.


Al llegar mi nieta nos contó que estaba llamando a todos los pisos, y que después echaba a correr, yo muy enfadada le dije que pasara que ya se había terminado estar en el recinto cerrado de la comunidad donde juegan todos los niños.


El decía pero si no puedo estarme quieto, dile a mi hermana que me dé un puñetazo o algo, y se me quedo mirando llorando rojo de rabia e impotencia y me dijo, mátame o algo así y estaré quieto, mi corazón salto de dolor al oír como un niño de seis años me decía eso, y llore, llore de frustración por no saber entenderle, llore como tantas veces llore por su padre, que hacia las mismas cosas...


Hace tres noches llego una vecina muy enfadada diciendo que él y sus amigos estaban llamando a todos los telefonillos y molestando a todos  los vecinos, yo me puse muy nerviosa, quise decirle que el niño tiene seis años, que al juntarse con mas niños hace lo que hacen todos pero no me salió, y le dije, no vas a volver a salir solo, pero hoy le volví a dejar vigilado por su hermana, que todo le molesta de él.


Han sido momentos tensos, yo no quería que se quedase solo en su habitación, hoy hace mucho calor y no quise dejarle la ventana abierta, estaba asustada de verle llorar y decir esas cosas que nos iba diciendo, al final nos dijo… lo juro por mi padre que yo no he llamado a ningún sitio.


Ahora ya paso la tormenta, el decía llévame a Madrid con mi padre, pero luego no digas que me echas de menos, entonces llorando le he dicho… es que no quiero que te vayas, es que yo he querido tenerte aquí, conmigo durante muchos días, ¿no ves que yo te quiero mucho y no quiero que te marches?


Después se ha venido a la terraza, aquí algo más frescos hemos hablado, y después de abrazarle y besarlo, le he puesto una camiseta, le he puesto las deportivas y le ha bajado mi marido otra vez con los niños de la comunidad. 


Están siendo unas vacaciones difíciles, cada día hace picias, cada día le reñimos, y cada día olvida su promesa de portarse bien, es un niño maravilloso cuando está solo, y un poco bicho cuando otros niños le acompañan, yo quiero que se quede conmigo, yo quiero abrazarle y quererle, yo quiero que sepa lo mucho que le quiero, para que no se olvide de las vacaciones que estamos pasando juntos.


Hemos ido al cine, a bailar, a Cartegena de compras, hemos vuelto de nuevo a comprar chuches que solo venden allí, hemos ido al museo Oceanográfico, y a ver el Anfiteatro Romano que ellos querían ver, hemos visto el amanecer, y el atardecer desde el Mar Menor paseando en una canoa, hemos pescado peces, recogido berberechos y caracolas, comido helados, y hemos puesto las sillas en la playa a las dos de la madrugada viendo la lluvia de estrellas de esta semana pasada, y como no... nos hemos bañado con la luna.


Pienso que están siendo una estupendas vacaciones pero estos ratos me llenan de tristeza y no quiero que se repitan, porque le quiero con todo mi corazón aunque muchas veces no le entienda.



10 comentarios:

AMALIA dijo...

Estoy segura de que te adora y que siempre llevará en su corazón el tiempo pasado a tu lado. Es un niño pero, sin duda, con grandes sentimientos. Disfruta de su compañía con ese amor tan bonito y tu generosidad
Un besito grande

Mari-Pi-R dijo...

Es muy natural lo que le pasa al estar rodeado de otros chiquillos se implica hacer travesuras que molestan a los vecinos, pero en el fondo seguro que él es sincero y no toca a los timbres, pero a la vez también tiene que ser responsable y no hacer este tipo de juego que moleste a la comunidad.
Ahora a disfrutar con el los días que te quedan con él.
Un abrazo.

Marina Fligueira dijo...

¡Hola, Lola!

¡Me ha gustado leerte y decirte que son niños! Que son sanos y con mucha vitalidad, no saben estar quietos y si lo estuviesen... No sería por buena cosa. Yo tengo un nieto de siete años que es un torbellino, no hace eso de llamar a los telefonillos, pero hace otras cosas... Sólo hay que saber que son niños que cambian al ir creciendo, sin duda con nuestra ayuda.
Hacen travesuras como todos nosotros las hicimos cuando teníamos poca edad. Si acaso eran travesuras diferentes pues eran otros tiempos y, yo por menos no vivía en un edificio de varios pisos, pero eso no quiere decir qué no hiciera travesuras siendo niña. Mi pobre mi madre, no le llegaban dos ojos para ver siempre por donde andaba.
En las fotos se ve que es un chico precioso, todo pasa ya veras, son los mejores cuando son hombres.

Ha sido un placer leerte.
Te dejo mi gratitud y mi estima siempre.
Un abrazo y se muy muy feliz.



CRISTINA dijo...

Seguro que el no te quiere hacer pasar mal rato, y es consciente de lo que le dices. Pero también es un niño, y necesita experimentar las emociones a su manera.
Lola, buen fin de semana.
Un grade abrazo.

MAR dijo...

Todo es parte de la rueda de la vida, amor y odio, tormenta y paz.
Lo importante es que los niños nos llenan de energía e ilusión.
TU NIETO ES PRECIOSO, LO ADORE.
Besitos y todo mi cariño.
mar

Amatista Amatista dijo...

Es un niño ,hay que compréndelo,los demás tienen que darse cuenta también,un abrazo amiga

Marinel dijo...

Hay niños traviesos por naturaleza, no pueden evitarlo y hasta ellos mismos, a su corta edad y en sus momentos de quietud, deben pasarlo mal, pero repito...no pueden evitar ser torbellinos.
Yo tengo una sobrina-nieta así. Tiene siete años, es la nieta de mi hermana y la quiero muchísimo, pero no para quieta y hace la vida imposible a su hermanito de tres años...
No me queda otra que reñirla más de lo que quisiera por sus trastadas, pero cuando la cojo, le hablo, la acaricio y explico lo que hace mal...cuando tenemos esos momentos de relax, ella misma me dice con sus recién estrenados siete años, que no sabe porqué hace esas cosas y que aunque le gustaría no hacerlas, no lo puede evitar.
:/
Son niños de los que hay que estar muy pendientes, pero niños al fin. Todo pasará y saben que se les quiere, eso seguro.
No padezcas por eso, seguro que tu nieto lo sabe y también te adora, peeeeerooooo cuestan de criar, nada más y nada menos.
Besos y ánimo.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Pacienci...
Disciplina...
Amor...

Un Abrazo.

Rud dijo...

Lola querida
Tu nieto Fernando va a crecer con excelente huesos, muy calcificados y con todo el calor y la luz que recibe en la playa. Los niños son maravillosos. A los seis años todavía no hay razonamiento; debemos llenarnos de mucha paciencia.
Sugiero un curso de buceo, a esa edad les encanta explorar y saber los secretos del mar. Cuando los niños son hiperactivos necesitan de más cuidado, es difícil que su hermana ejerza la autoridad que él requiere. Veo que eres una abuela inigualable :)
Cordiales saludos, un abrazo

Elda dijo...

Espero que esas vacaciones terminen llenas de satisfacción y las travesuras de tu nieto te den un descanso.
Entrañable escrito lleno de sinceridad.
Yo no puedo decir nada al respecto porque no tengo nietos, pero aunque se quieran mucho creo, que la vida de los abuelos se hipoteca, cuando debiera ser una etapa llena de tranquilidad y amor para la pareja que ya ha luchado lo suyo con los hijos. Ya lo sé, es egoísta por mi parte, pero es lo que pienso hoy por hoy.
Un abrazo y feliz regreso.