sábado, 3 de diciembre de 2016

ADOLESCENCIA




ADOLESCENCIA


No fui consciente de cómo se acercaba la adolescencia a mis días, siempre quise ser chica guapa,  pero en esta vida hay de todo, y hermosuras… menos.


No me di cuenta como se perdía la niñez, como mis acuarelas desaparecían de mis cuadernos, mientras llegaban las pinturas a mi cara, que a decir de mi Santa Madre eran innecesarias en mi rostro adolescente, lleno de luz y vida por vivir.


Fui niña solitaria, me gustaba más mi mundo interior que el exterior, el verdadero, me gustaba  disfrazarme a veces, y soñar con que se acercaría mi adolescencia y me hiciese más... sin darme cuenta de que eso ya había llegado y no lo había sentido.


Tuve la suerte de tener dos madres, la que me parió, y mi hermana mayor que cuido de mi mientras mi madre se inflaba a trabajar para sacarnos adelante, pero yo entonces no era consciente, porque mi mundo interior lo mejoraba todo, y lo viví como quise,  me enamore cada día entre sus paredes de colores, y mis sueños grandes  dentro de un cuerpo pequeño, me cubrí con un hermoso abrigo de abrazos de los que me querían, y fui feliz a mi manera, sin dejarme convencer más que en sueños.


Fue mi adolescencia un país de hadas, duendes y príncipes, donde más de una vez me enamoraron las palabras pero no las personas, después llego mi príncipe, el que me enamoro con su presencia, las palabras… mucho mas tarde, y la vida me hizo mayor cuando aún era una niña… sin pasado, y sin darme cuenta de ello.

19 comentarios:

Teresa dijo...

Nos empeñamos en crecer antes de tiempo, me encanta Lola ¡ que guapa estas en las fotografías ! Besos.

AMALIA dijo...

Es muy lindo este relato. Emociona mucho evocar la adolescencia. Yo siento mucha nostalgia de esa época que está tan lejana. Se fue demasiado pronto.

Un beso grande. Te deseo mucha felicidad.

MAR dijo...

Todas las etapas tienen su gracia y su desgracia, hay que quedarse ojalá con los recuerdos más buenos, al menos eso hago yo.
Un abrazooooooooooooooo grande, gracias por compartir con nosotros tus lindas palabras y tus sentires.
mar

Verónica O.M. dijo...

Pasa rápidamente.
Muy guapa en la foto, Lola, ya sabes: quien tuvo, retuvo.
Besos 💐

Marina-Emer dijo...

Mi querida amiga...me sonreía mientras leía tu adolescencia por ser muy parecida a la mía...yo como era muy pelirroja y muy blanca de cutis no me daba por pintarme ...tenia unos labios carnosos y muy rojos ellos, pero el pelo tan rojizo y rizado que la verdad incluso a mi me gustaba....pero me gustaba mucho los zapatos de tacón y aprovechaba cuando estaba sola en casa a ponerme los de mi madre...fíjate que mis primeros tacones fueron los de mi boda y los labios pintados igual ese día, yo tenía 19 años y Emilio 36 ...pero ya después de ese día ,me vestía de mujer ...y muy guapa para ir del brazo de aquel hombre alto y de ojos verdes...fui muy feliz Lola...y a los 21 años nació nuestro primer hijo ...a los 25 el segundo que venia con una niña y ella a los 5 meses la aborte. Mis dos hijos son mi vida, buenos como lo era su papá un buen Asturiano.
Lolita querida gracias por tu cariño y amistad ...besos

Marina-Emer dijo...

Me olvidé de decirte que en la foto que estás con pelo media melena y flequillo que yo también lo llevé y la peluquera me estiraba los rizos...tú estás muy guapa.
abrazos

monse conchello dijo...

Que bien resumido, me encanta eso que dices de que tenias dos madres... ¡que afortunada!. Un abrazo cariñoso.

CRISTINA dijo...

Hola Lola, cada etapa es un aprendizaje en el camino de a vida. No podríamos destacar una etapa más que las demás, todas son muy importantes en el desarrollo de la persona ya que cada una de ellas aporta algo a nuestro desarrollo. La fotografías nos dan muestra de ello, como vamos viendo el paso del tiempo, tu esta muy guapa en todas las fotos.
Un cariñoso abrazo

Mari-Pi-R dijo...

Me ha gustado verte de jovencita.
Las pinturas no te hacían falta ya que la belleza estaba en ti, bien razón llevaba tu madre.
Yo cuando veo a muchas adolescentes que se visten y se maquillan como mayores me digo lo que llegan a perder de las etapas de la vida.
Bonitos recuerdos, besos.

Piruja dijo...

Hola Lola, de pequeñas queremos ser mayores y como bien dices cuando nos damos cuenta ya se ha pasado el tiempo sin disfrutarlo como debemos, yo fui mas o menos como tu, con mi mundo interior lleno de romanticismo, la vida luego no hay sido de color de rosa como en mis sueños, pero bueno, no me puedo quejar mucho tampoco, hoy en día, la juventud no creo que disfrute de su adolescencia.

Besos.

DEMOFILA dijo...

Todas dejamos atrás nuestra adolescencia y después la recordamos con cariño y tristeza por el tiemtpo que perdimos en ella.
Dices que entonces no reaccionabas por lo que te pasaba, a esa edad no suele darse importancia a las cosas porque pasamos de ellas.
Gracias por tus condolencias por la muerte de amigo, lo quería mucho y he sentido mucho su pérdida.
Si he vuelto para quedarme con vosotros mis amigos de este maravilloso del que nunca debi irme.
Besos, feliz fin de semana.





María Bote dijo...

Querida lola, feliz de visitarte y leerte de nuevo, después de (por diversos avatares) larga ausencia del mundo globero.

¡Ay,la adolesccencia¡ esa que, como tú bien dices, llega tan de puntillas que casi no la sentimos y, cuando queremos darnos cuenta, se marcha con todos nuestros sueños en su hatillo.

Un abrazo grande y cariñoso, amiga.

Marinel dijo...

La vida se nos pasa, a veces nos arrolla sin mirarnos siquiera.. Pero siempre queda el poso de lo que fuimos y sobre todo, sentimos.
Se te ve guapísima, por cierto.
Besos.

María dijo...

Mi querida amiga, que ciertas como siempre son tus palabras la vida se pasa en un istante, lo unico bueno es que tengamos ese tiempo para despues recordarla. Mil besicos cielo

Lola dijo...

Gracias por vuestra cercania. Un beso grandote.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

La adolescencia, cuando llega es revoltosa pero llena de ingenio a la vez...


FELICES FIESTAS!
Un Abrazo.

Rosa M. B. S. dijo...

Que bonito escribes Lola, de las fotos que pones me ha echo recordar mucho la del medio, creo saber dónde está hecha, la silla me trae recuerdos y por la puerta de detras reconozco el patio. Gracias, tu hablando de adolescencia me has trasladado a mi niñez.

Rosa M. B. S. dijo...

Tus palabras sobre la adolescencia me han trasladado a mi a la niñez, solo con mirar la foto del medio.

Rosa M. B. S. dijo...

Tus palabras sobre la adolescencia me han trasladado a mi a la niñez, solo con mirar la foto del medio.