domingo, 29 de julio de 2012

LA ESPIRAL





LA ESPIRAL


Cuando yo aun vivía en casa de mi madre, en las noches de sueños y juventud pasaba miedo en esa casa tan grande donde vivíamos.


Era tal ese miedo, que aun podía soportarlo cuando en la cama de al lado dormía mi hermana Nines, pero aun así siempre tuvimos mucho miedo en esa casa, pero miedo ¿a qué?


A mi principalmente al tema extraterrestre, que aun siendo muy primarios para mi esos temas, siempre les temí como una cosa de no poder soportar, aun así siempre les llame "mis primos"


Era divertido que alguien oyese una noticia acerca de algo del cielo, incluido las estrellas, porque alguien me decía "Lola, han hablado de tus primos" en el periódico, o en la radio, mas tarde en la televisión, y yo preguntaba muriéndome de miedo que es lo que habían dicho.


No puedo decir los años que tenia, porque fue de siempre ese miedo, pero sé que hubo una edad de los 7 a 8 años que algo paso, nunca he sabido qué, pero al acostame…


Todas las noches me invadía un enorme miedo, y al cerrar los ojos aparecía una espiral que aumentaba de tamaño al igual que mi miedo y me impedía dormir porque cuando me encontraba entre el sueño y la vigilia…


La espiral me arrastraba a su centro sin dejarme salir hasta que ya intentando gritar, algo me hacia sentarme en la cama, donde sudaba copiosamente, e intentaba  no dormir en toda la noche, y así fueron muchas noches, hasta que el sueño me invadía, y la espiral… me tragaba ¡¡¡ qué angustia solo recordarlo!!!

8 comentarios:

BEGO dijo...

Esos miedos que....
Nos persiguen durante años,inseguridades por superar...
Besos amiga

gralba dijo...

mIEDOS DE LA INFANCIA...qUIZÁS HAYAN QUEDADO ATRÁS, O TAL VEZ AÚN NOS PERSIGUEN.¡HAS TRAÍDO A MI MEMORIA MUCHOS RECUERDOS CON TU RELATO !

Gilberto Cervantes dijo...

Esas pesadillas terribles de la infancia, quien no las tuvo mi estimada Lola?

Te dejo un beso y se feliz!

Trizbeth dijo...

POr Dios qué horrible, es que yo he tenido muy pocas pesadillas, y casi nunca me levanta!

Me he reído con lo de los primos jajaja qué ocurrente!

Besosss mi Lola, qué bueno que ese espiral ya no estáaa!

Muackss!

Lola dijo...

Hola Bego, puede que tengas razón inseguridades… todas amiga. Todo paso ya. Gracias por tu comentario. Un beso.

Lola dijo...

Hola gralba, los miedos de la infancia son terribles, nos acompañan durante muchos años, no me gusta que se nombre al “coco” delante de los niños, y riño con los padres cuando los asustan para que estén quietos. Una pequeña luz en el dormitorio, hay veces que solucionan mil problemas. Gracias por tu comentario. Un beso.

Lola dijo...

Hola Gilberto, ya ves pensé que solo yo había tenido pesadillas de niña. Ahora veo que es más común de lo que yo pensaba. En fin ya somos mayorcitos y todo eso quedo atrás. Gracias por tu comentario. Un abrazo.

Lola dijo...

Hola Bea, pues si que lo pasaba mal por entonces, en esa casa tan grande de mi madre. Y no te rías, que el tema de “mis primos” se mantiene, todos me avisan cuando en TV sale algo que haga referencia a ellos. Total que sigo estando loca de atar. Gracias mi niña por tu comentario. Un beso grandote.