viernes, 28 de septiembre de 2012

40 AÑOS



40 AÑOS


Volví después de 40 años, cuando la vida ya no me daba miedo, y la muerte mucho menos.


Mallorca era recordada en mi mente por días tristes y lluviosos, tiendas cerradas por estar fuera de temporada, y días eternos sin saber que hacer, y eso que la primera vez fui de luna de miel...


Y es que a veces los recuerdos nos traicionan, casi siempre para mejor, a mi me pasaba lo contrario, no quería volver a Mallorca.


Después al llegar me di cuenta de lo mucho que había cambiado todo, o era yo la que había cambiado, y supe que era lo ultimo, y Mallorca era un lugar resplandeciente y hermoso, aunque lloviese varios días seguidos.


Recordé cosas de mi primer viaje, sentí los miedos de entonces, cuando la vida era el principio de mi nuevo estado, donde la separación de mis padres había marcado mi vida, era el despertar de mis días, y donde yo me empeñaba que eso no me sucediese a mí también, mientras luchaba con los enemigos de mi niñez.


Y después de llegar allí, y recordar, pensé que todo había ido bien, que mi empeño había dado resultado aunque más de una vez estuve a punto de tirar la toalla y volver a los brazos de mi madre.


Me alegre de no ser persona nerviosa, y de pensar en mi futuro, después de pasado el tiempo nada es tan malo ni tan bueno, y supe que todo había merecido la pena, quererle a diario como en el ultimo día, mis hijos que son mis tesoros, y mi vida... elegida en el fondo por mi.



DAN





DAN


La casa esta sola, mas de lo que yo pensé que estaría, en esta no nacieron mis hijos, cuando la compramos mi marido y yo, ellos ya estaban con nosotros.


Queríamos una casa grande, éramos cuatro y el perro, el pobre jamás le cayó bien a mi marido, que se quejaba continuamente de su pelo, y de su cara, de ser un perro manso y poco ladrador para cuidar de la casa.


El pobre permanecía en la terraza en invierno y en verano, si eso si, tenia una caseta, y yo le puse una moqueta para que descansara sin tanto frío, mi marido me decía “los perros no tienen frío” y eso a mi me lastimaba por que era mi perro, y yo desde hacia muchos años había soñado con tener uno, y mas aun un pastor alemán.


Mi marido y mi hijo mayor, no querían perro, mi hijo pequeño y yo si, entonces nos pusimos de acuerdo con los que no querían y los que queríamos perros, hacernos cargo de todo, salidas y comida, veterinario y baños, y ellos no tendrían nada que hacer con el.


Pero mi hijo pequeño pronto se canso del cachorro que, dejo de ser un peluche que el manejaba a su antojo, para ser una obligación y mas a la hora de las salidas, como yo tenia el tiempo justo, le fue reduciendo las salidas de forma que solo quedo la de la mañana y la de la noche que eran cosa mía.


Y empezaron los temas de malos rollos, aunque con el siempre los tuve, y no me ayudaba ni a lavarlo, ni a ponerle la comida, y hasta se le olvidaba llenarle el cacharro del agua, yo sufría por todo eso, y la verdad que todo empezó a superarme.


El perro, que no salía de la terraza mas que corriendo para salir hacer sus necesidades, se volvía loco conmigo, sabia que yo le quería un montón, y el quería estar cerca de mi, pero como mi marido no quería ni verle, permanecía delante de la puerta de la terraza para poder verme, mientras el “amo” protestaba por que decía que manchaba los cristales.


Un día que yo lo baje por la mañana, con prisas, debió de comer algo que el jardinero ponía para las ratas, yo ni me di cuenta, por la tarde al volver el perro estaba mal, empezó a sangrar y corriendo llame a una amiga y nos fuimos al veterinario en su coche, allí se quedo mi mejor amigo, mi “ DAN” querido, envenenado no se con que producto, al despedirme de el, le cogi la cabeza con mis manos y le bese, el agonizante mi miro, y supe que el sabia que se moría, salí llorando del veterinario, y en el fondo me alegre de que todos le dejasen en paz, pero sobre todo supe que, ya jamás nadie de la casa podía hacerle daño.

martes, 25 de septiembre de 2012

HAY MUCHAS COSAS QUE NO QUIERO...

 
 
HAY MUCHAS COSAS QUE NO QUIERO...
 
 
Hay muchas cosas que no quiero en mi vida, ni la maldad, ni el rencor, ni el ser que se siente superior, ni quiero personas  que se mueren de envidia… a lo que sea.
 
 
Hay personas altivas, y personas humildes, hay personas que hacen mal, y personas que no saben perdonar, de esas, más vale que aprendan a perdonarse para después ser perdonadas, porque la vida es larga, o corta según se mire, pero después… ya no hay remedio.
 
 
Hay veces que tenemos que bajar de las alturas y la vida es la encargada de hacerlo, pero hay veces que ves llegar el golpe y sigues sin querer darte cuenta, y cuando los que te quieren empiezan a dudar de ti, entonces mal camino has empezado andar, porque ahí siempre estarás sola.
 
 
Hay vidas placenteras que las personas se merecen después de tanto trabajo a lo largo de sus vidas, y hay personas que jamás se darán cuenta que lo trabajado es para uno mismo, para los años de la vejez, no para ser condenados a no tener nada porque alguien se aprovecho de tu buena fe, y te dejaron a la sombra de un sol ya merecido desde…ni se sabe.
 
 
Hay personas egoístas, y personas generosas, personas agresivas, y mansos que lo son mas, pero hay personas que no quieren que las quieran, ni quieren querer, ni quieren que el tiempo las perdone de un mal que ya empieza a pasar la factura, porque solo nosotros nos creamos nuestras enfermedades con nuestra actitud.
 
 
A nadie hay que echar culpas, porque cambia tu y cambiara tu mundo, se compasiva y humilde, se cálida y aprende a echar una sonrisa cada día, aunque creas que la vida no te da oportunidades para eso, pero las cosas cambian, y aunque no lo creas las cosas siempre pueden estar peor…
 
 
Ahora serena tu corazón, y dile a quien tengas cerca que le quieres, sonríe, y sueña con lo bueno que la vida tiene preparado para ti, si eres capaz de encontrarlo.

domingo, 23 de septiembre de 2012

LA DESPEDIDA



LA DESPEDIDA


Siempre pensé que seria terrible la despedida, el no volver a verte más no entraba en mi cabeza, y sucedió que elegiste a la muerte como compañera de viaje.



Jamás sabrás lo que te he querido, yo si sé lo que lo me has querido tu, por que tu me lo demostrabas cada día, siempre decías a todo el mundo que yo era tu pequeña, siempre estabas feliz de verme, yo también pero...



Yo al principio no me di cuenta de lo que pasaba, solo sentí que te apiadabas de todos, que la palabra mas repetida a lo largo del día eras ¡¡¡ Qué lastima de esa persona!!! Él medico dijo que era una depresión yo sabia que no era verdad, cuando se te olvido mi nombre, supe que ya estabas... en el otro lado.



Paso el tiempo, al final se te olvido la palabra lastima y hasta tu nombre, hablabas poco y solo lo hacías de tu niñez, dejaste de saber quienes éramos los que estábamos contigo, no recordabas ni que debías de comer, se te olvido decirme Te Quiero aunque yo te lo decía mas cada día, era el principio del fin.



Era tanta atención la que necesitabas que terminaste siendo una gran carga, y ¡¡¡vergüenza me da recordarlo!!! en casa, cada vez que me iba contigo se declaraba la guerra, nadie entendía por que lo hacia, nadie comprendía mi gran amor por ti.



Todo llego un día 13 de Diciembre, la niebla extendió su manto para no dejarme ver tu marcha, la ultima vez que té vi se te había olvidado andar, y en tres pasos ya llorabas por que te habías cansado, que dolor recordarte así, que dolor saber que ya entonces... no eras tu.



Llego la noche del segundo día, tú, ni habías abierto los ojos, sentada a tu lado sentí una presencia, mi mano se cogió a la tuya para no dejarte marchar, tus ojos se abrieron mucho, y yo sentí tu miedo, debería de haberme acercado a tu oído y decirte... No tengas miedo, vas a la paz que mereces tras la lucha de tanto tiempo, allí no tendrás dolor como lo has tenido aquí estos años ¡cuanto me gustaría acompañarte!



Sentí un gran suspiro, tu pecho, subió y bajo densamente, después otra vez, yo te miraba y en él ultimo suspiro vi como sonreías y oí... Te Quiero mi pequeña, y vi como te alejabas de mí.



No, no llore, no he llorado, por que el ser que vivía dentro de ese cuerpo ya no eras tu, tu amor había dejado toda su esencia en mi camino, sentí que ya no estaba conmigo, pero no llore.


Han pasado los años y, la niebla cada invierno me acerca a ella, pero jamás pensaba en su definitiva marcha, sus cosas personales forman parte de mi vida, y ya no me hace daño tocarlas, como cuando se me desgarraba el alma al ponerme su dedal, o usar sus tijeras en la cocina, ahora cojo el teléfono para llamarla, entonces me doy cuenta que jamás la veré, entonces lloro y un sollozo me arranca tu nombre de mi pecho, el otro día me sorprendí besando su fotografía, jamás lo había echo con nadie, tus ojos tristes me devolvieron la mirada, pase mi mano por su rostro de sonrisa dulce y la dije llorando... Mamá Te Quiero



miércoles, 19 de septiembre de 2012

VISITANTES DE DORMITORIO



VISITANTES DE DORMITORIO


Yo siempre fui seguidora de los programas de misterio, aun dándome mucho miedo, oía en la radio esos temas que después no me dejaban dormir.

Después llego la televisión, y allí empecé a ver los programas del Doctor Fernando Jiménez del Oso y me quede enganchada a él, ahora sin haber programas de esos, solo uno que yo recuerde, los sigo en las noches del domingo, y en los Podcas que llevo en mi mp3 y que oigo todas las mañanas al ir andar.

Hoy hablaban de los visitantes de dormitorio, ( a mi me dan un miedo terrible) pero he recordado que, hace unos años, habiendo oído un programa el domingo por la noche, el lunes, me acosté con un poco de miedo al recordar lo que había oído la noche anterior.

Ya de madrugada, sentí unos ojos que me miraban fijamente, estaba tan asustada que no fui capaz de abrir los ojos, incluso sentía su respiración, y estoy segura que si hubiese estirado la mano lo hubiese tocado, pero no pude.

Recuerdo que me senté en la cama sin abrir los ojos, cogí las mantas, y me tape la cabeza sin saber lo que fue aquello.

A la hora de la comida, mi hijo pequeño comento, anoche no podía dormir, me acerque a tu cama, allí vi que pegabas un salto y te arropabas hasta la cabeza, y me marche sin decirte nada, yo creo que tenias una pesadilla…

Yo le dije, "me podías haber despertado" si viste que lo estaba pasando mal, el me dijo que no se le había ocurrido, que abrí los ojos como platos, me arrope toda, me hice un ovillo, y ya no me moví, claro en miedo me lo impedía.

jueves, 13 de septiembre de 2012

REBELDE


REBELDE

Cuando yo tenía 27 años tuve a mi segundo hijo, que lleno mi corazón de dicha y mis días de sobresaltos.

Nació un día 1 de febrero, y al igual que el mes un poquito "loquito", un niño llorón que hizo que mis días fuesen un carrusel de emociones, yo que quería tener un montón de hijos me quede en dos, y por que nació el segundo, si nace el primero no tengo más que ese.

Cada día me tenia en vilo, asustada, y sin saber que me preparaba en ese día, que seguro que sería mucho más inquietante que el anterior, que me hacia pensar al acostarlo si podría resistir otro dia mas.

Cada día subía alguna madre a contarme una historia del niño, le pegaba a todos los que se cruzaban en su camino, en la guardería no querían jugar con él, por lo pegón que era, y claro volvía a pegarles por eso.

Y así en todos los colegios e institutos, siempre me llamaban para darme quejas, jamás alguien me dijo que tenía un hermoso corazón, que era generoso, gracioso, y que en sus ojos se veia un hermoso mundo por recorrer, eso sí, un poco rebelde, y que incluso su madre no comprendía.

La adolescencia fue para mi la peor de las penitencias, siempre metido en lios, y que hizo que mi marido le comprase el primer teléfono móvil de la familia para que nos llamese en caso de "emergencia" , que fueron muchas veces.

Fue pasando el tiempo, y conoció a una chica el con 14 años y ella 13, que fue dando sentido a su vida y madurez a sus dias, que se olvidase de las peleas diarias, y llevándolo por el mejor de los caminos por ella conocidos.

Siguieron juntos y siguen, y crearon un hermoso hogar, pero como todo se repite… tuvieron un hijo, igualito que su papá, y ahora comprenden mis angustias de antes, y mis llantos al no poder controlarlo, y me preguntan a veces que hacer sin darle un azote, cosa que mas de una vez yo hize por entonces, ahora esas historias no se llevan…

Claro ahora a mis 60 años no es lo mismo que a los 27, que si ya no podía con él, a mis años se repite la historia, pero me faltan las fuerzas, aun siendo un niño cariñoso, simpático, hermoso, rebelde, no quiere que nadie le mande, y quiere ser mayor para hacer lo que él quiere, y el recuerdo constante de su padre, me atormenta más de una vez.

El niño solo viene en vacaciones, también algún fin de semana cuando estoy en mi casa de Madrid, pero ahora en la playa… ya me supera, llora por caprichoso, y me tiene la cabeza loca, aunque después de cada rabieta, que son muchas al día, siempre cogiéndose a mi cintura me diga… ABUELA, TE QUIERO.


lunes, 10 de septiembre de 2012

LOS QUE ME QUIEREN



LOS QUE ME QUIEREN
 
 
Hay veces que mis raíces cambian de terreno pero no de tierra, donde nació mi corazón, donde se poso mi semilla, donde mi madre me pario.
 

Cuantas tierras visitadas, y cuantas veces decidí quedarme a vivir por largas temporadas pero el después… al pensar en mi gente, en los que me abrazan con el corazón en su hermoso pecho pienso, he de volver con los que me quieren, con los míos.
 

Sentirme bien en el mundo es solo eso, por estar de visita, los ojos los abro con admiración, mientras en mi tierra los entrecierro, para que no me distraiga nada más que el sentimiento de sentiros a todos vosotros, los que tenéis mi sangre, y que  tuve la suerte  que mi madre me diera al nacer.
 

Es bueno caminar nuevos caminos, pero después, cuando el pensamiento aprieta el ser, siempre, siempre vuelve  a las raíces.

domingo, 9 de septiembre de 2012

CUANDO EL MAR SE RIZA...






 

CUANDO EL MAR SE RIZA...
 
 
Cuando el mar se riza y el viento azota, poco queda por hacer…

 
Hay que aprovechar para hacer compras, tomarse más de un aperitivo, pasear por la playa, y sobre todo hacer fotos.

 
En estas vacaciones, mis vacaciones, han pasado muchas cosas, he visto muchas cosas, he sentido más aun…

 
Hoy, día de viento y tormenta, hago balance de estas vacaciones y empiezo por decir que yo ya hice mis compras, ya he paseado por la playa casi medio día, me he hartado de hacer fotos, me queda el aperitivo, que hoy parece ser que no me toca.

 
Y en verdad que han pasado muchas cosas, he visto personas haciendo yoga por la mañana, personas bañándose con bandera roja, domingueros con sus barbacoas aunque están prohibidas en esta playa (creo que en todas) muchas personas paseando a sus perros por la playa que también está prohibido, personas de todas las edades en bañador, bikini, o tanga, que de todo se pasea por la orilla, chicos que al verte andar te preguntaban la hora para que les mires  mientras se masturbaban, y hasta papás y niños pirata con su bandera junto a la sombrilla.

 
He hecho fotos del mar en calma y con el mar furioso, con tormenta, relámpagos, y lluvia, con amigos tomando el aperitivo en la playa.

 
He celebrado cumpleaños, comido en casa de mis amigos, y mis amigos aquí, en mi casa, he desayunado al lado del mar, he ido a bailar por la noches, me he bañado con la luna, y hasta he llorado varias veces…

 
He llorado con situaciones difíciles que he vivido, con la familia, y también viendo el cuerpo de una vecina que cayó desde su piso numero 11 matándose, eso ha sido lo peor, porque las demas cosas se han ido medio solucionando, pero de todo hice fotos, yo camino sin reloj, pero siempre con la cámara en la mano, a si es que tengo todas las vacaciones en el objetivo de la cámara, y en los ojos aun húmedos con las lagrimas de tan desgraciado accidente.

 
Pero hoy 31 de agosto, la gente empieza a marcharse, llega la primera quincena de septiembre y aquí permaneceré hasta finales de este mes, que volveré a Madrid, y mientras... escribo.


viernes, 7 de septiembre de 2012

ALGUIEN MUY ESPECIAL


 
 
 
ALGUIEN MUY ESPECIAL


Eras tan estupenda y dabas tanto que, cuando ya no podías darlo todo como en otros tiempos, decidiste morir.


Y te costo mucho hacerlo por que nos querías con verdadera ansiedad a cada uno de nosotros, de tal manera que mis hijos, tus nietos, siempre querían estar contigo, tu, Madre de mi marido, te convertiste desde el primer momento en madre mía, aun sin saber si tu hijo se casaría conmigo, y sin saber que años mas tardes mis hijos serian tus nietos, los mas felices que jamás conocí estando al lado de su abuela, con la que jugaban y respetaban, con la que cantaban y viajaban.


Y es que tu Madre querida, abuela de mis hijos, y Madre de la persona que a compartido su vida conmigo eras… como decirlo, única, no lo defino bien por que eras mas que todo eso.


La palabra esplendida se queda chica para compararte, persona siempre solucionando problemas, todo te llegaba pero jamás aparentaste que te hacíamos daño, tu sonrisa invadía el sitio donde estuvieses, y tu mirada cansada del tiempo siempre ha conservado la alegría de la juventud, y la viveza de la niñez.


Te marchaste hace ya un tiempo, pronto será tu aniversario, a mi nieta pronto le hablare de ti, cuando necesite oír bellas historias , cuando pueda quererme tanto como a ti te quisieron mis hijos, tus nietos.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

EN EL MUSEO...


 
 
EN EL  MUSEO...


Al poco de inaugurar el museo Reina Sofía de Madrid, mi profesora de arte, nos dijo de hacer una visita guiada, y que a nosotras sus alumnas nos encantaría.

 
Por entonces, sería el año 1993, yo viendo libre de hijos tuve la suerte de poder asistir a una escuela de pintura, que por entonces era lo que más me gustaba hacer, y mi marido no es que le gustase la idea, pero yo le explique que todo permanecería en orden como hasta esos momentos, y decidió probar.

 
Recuerdo que como niñas fuimos en un autobús que hasta nos hizo cantar, éramos unas cuantas mujeres que se veían libres de maridos e hijos por ese día, y cada una llevaba una idea de lo que encontraríamos.

 
Recuerdo lo mal que me sentí al entrar, una angustia empezó a moverme el estomago de arriba abajo, y sentí murmullos, y oí niños que lloraban, y adultos que chillaban lastimosamente.

 
Yo miraba a mis compañeras, todas sonreían y hacían preguntas a la guía, nadie oía nada, solamente yo me puse enferma allí, solamente yo al salir tuve que preguntar por las obras que habían visto las demás, porque yo no fui capaz de ver nada.

 
El sentimiento era continuo, y percibía tantas cosas que mi cabeza se convirtió en carrusel de emociones y sensaciones, y sentí que tenía que marcharme lo antes posible.

 
Una vez fuera le dije a la “profe” lo mal que me había sentido, y ella entonces me conto...
 
 
Ese museo antes había sido una institución mental “El hospital de San Carlos” que allí habían pasado muchas cosas, y que en nuestra guerra también se hicieron muchas cosas malas, llegando a torturar a quien les daba la gana, y que allí perecieron sin que nadie se enterasen de donde iban a parar los restos de la pobre gente que por allí paso.
 
 
Después me entere de los sótanos que allí hay, y que fue donde aparecieron tantos huesos, y entonces fui yo a quien se le escapaban los lamentos, y como fui capaz de entenderlo todo.
 
 
He vuelto después, pero no he sido capaz de pasar mas allá de la entrada, no soy capaz de volver a escuchar a esa pobre gente que allí quedo encerrada… para siempre.

martes, 4 de septiembre de 2012

LIBERTADES

 
 
LIBERTADES
 
 
El hombre se había acostumbrado a ser el rey, mientras la mujer aceptaba sin remedio su destino…
 
 
El se podía permitir el salir por las noches... o con sus amigos, el podía permitirse tener amantes eso era de "machos" la mujer no podía protestar, el hombre le decía con malos modales, y casi siempre borracho, "Yo te tengo aquí para que cierras la boca y habrá las piernas" y se terminaba la discusión.
 
 
Separarse no era solución, la mujer se casaba para toda la vida, el hombre hasta que se cansaba y se iba a comprar tabaco (como mi padre que nunca fumo) y ya no volvió, la mujer solo podía llorar por el camino que aun le tocaría recorrer sola, llena de hijos, con el dinero escaso, y con una vida por vivir que ya le pesaba demasiado.
 
 
Pero eso no era cosa rara, a la mujer desde que nacía se la enseñaba a ser buena ama de casa, buena esposa, buena madre, y sobre todo a callar.
 
 
Cuando salía a la calle era con sus hijos, siempre tirando de una caterva de críos, que la impedían moverse con libertad tal y como lo hacían los hombres, era una época de demostrar que se era el dueño de todo, eran otros años…
 
 
Ahora la mujer puede comprarse con los hombres en todo, y como en otras muchas cosas superarle, pero nosotras no queremos más que igualdad, no ser más ni menos, solo ser mujeres con las mismas obligaciones y derechos, pero eso aun no ha llegado.
 
 
El hombre empezó a tener miedo de la mujer cuando llego la píldora, creyó que todas saldríamos de "libertades" como ellos cada noche, se asusto, y quiso devolvernos a la edad media pero eso ya no lo consentimos, porque el hombre y la mujer pese a quien pese somos iguales.
 
 
Las sufragista lucharon por el voto para nosotras, la píldora nos dio la libertad que ellos ya tenían desde que nacían, por ello mi agradecimiento a ambas.

domingo, 2 de septiembre de 2012

27 DE AGOSTO






27  DE  AGOSTO


Fue un día más el 27 de agosto del año 2012…

Me prepare para ir andar, pero salí un poco más tarde, mi amiga tenía que hacer cosas y no vendría andar conmigo, y a las nueve me fui andando por la playa.

Ellos habían llegado el día anterior, mi marido conoce a los dueños del apartamento, y habían hablado que sus vacaciones terminaban el domingo, y que se quedaría su hijo con su nuera y sus nietas unos días.

Mi vecino, había puesto en su terraza del piso once un nuevo cerramiento de cristal, pero sin aluminio, son esos nuevos cerramiento que se ven preciosos porque no hay nada que interrumpa la mirada al horizonte, nada de aluminio, un cerramiento  que se ha puesto recientemente de moda.

Yo pienso que la pareja que llego al apartamento, y más las madres con hijos pequeños, algo debió de ver y se acostaría con el tema de apretar un tornillo, o algo le quito el sueño, porque a la mañana siguiente, el lunes con el destornillador en la mano, paso al arreglo sencillo.

Eso ya eran las nueve y cuarto, yo caminaba por la playa tranquila, y viendo que al salir más tarde el sol apretaba más de lo que yo creía, y decidí volver un poco antes.

En la playa me encontré con una vecina que me dijo ¿sabes quién se ha matado? Yo con cara de susto le dije cuando, y me dijo hace media hora, y le comente ¡¡¡pues no!!!

Entonces me comento, un hombre se acaba de tirar por la ventana, se ha suicidado…

Yo me quede atónita, este año ya he tenido bastante acción en mi casa que con tantos niños, ha sido un caos, y empecé a ver la policía y las cintas que ponen para que nadie pase por un lugar con un cuerpo muerto en el suelo.

Subí a casa, y cámara en mano mi marido me dijo, no te asomes, hay mucha sangre, y yo le dije voy a ver, y efectivamente, una sabana cubría el cuerpo y nada se veía, aunque ya habían llegado los de funeraria, y el juez aun estaba abajo libreta en mano apuntando cosas.

Yo dispare mi cámara sin que si viera nada, aunque si mis ojos no vieron nada, la cámara sí... pero esas fotos estan muy bien guardadas.

Y no era un hombre, eso fue un rumor de gente que no sabe y por querer saber "inventan", y quien estaba en el suelo fue una mujer joven, con un pantalón corto, y una camiseta de tirantes rosa, con el brazo sobre la cabeza, y allí mismo una enorme mancha de sangre procedente de ella.

Ha sido trágico ver a la hermosa joven allí muerta, y yo pensaba... si hoy empezaban sus vacaciones, con su marido y sus hijas, como ha podido pasar.

Y es que la madre es un exceso de celo, algo vería en ese cerramiento que se puso a remediarlo, y una mano apoyada en el cristal, y en la otra el destornillador hizo que sin sujeción se precipitara al vacío, y allí se termino el verano y la vida para ella.

Ahora todos miramos desde la playa al piso once, y pensamos en una desconocida, que nos ha dejado con el alma volando junto a ella.

Descanse en paz.

sábado, 1 de septiembre de 2012

TIENE LA MIRADA


 
 
TIENE LA MIRADA
 
 

Tiene la mirada negra y profunda de la noche sin estrellas, pero eso el aun no lo sabe.
 

Tiene un andar vacilante, y un decir quedándose en movimiento, como una sonrisa en silencio, como una exclamación cariñosa.
 

Él aun no sabe de el placer de sus caricias, de su sonrisa mágica como las estrellas, porque el aun no sabe lo importante que es para mí su imagen toda, su pasear mi casa, sus manos sobre mi cara, su despertar sin miedo.
 

Él no sabe el galope fuerte de su corazón enorme, pero aun dentro de un pecho pequeño, y a la vez hermoso, porque el aun no sabe que vive solamente para quedarse en mi hasta el final de mis días.
 

Como me gustaría vivir cuando tu ser empiece a madurar y pasear en los ojos de la mujer que te enamore, porque algún día así será, y yo solo poder verte desde el otro lado.