miércoles, 2 de julio de 2014

MÁXIMO



MÁXIMO


Máximo fue nuestro jardinero siempre, y como el de la película... Siempre fiel.


Mi padre le conoció cuando  en España existían solo dos colores,  y los azules estaban en el poder, y los rojos en la cárcel, mi padre fue de estos últimos en su juventud, y allí conoció a Máximo, que vivía con su madre, ya que en su corazón sólo existía la pasión por la justicia, y el  color rojo como bandera en todos los ideales de su mundo.



Máximo fue fiel siempre a sus ideas, jamás cambió su color, y él hablaba con mi hermana mayor de Rusia que era una conversación amena, porque él había estado allí, y hablaba de la hermosura de la Plaza Roja, y de la forma de vivir en sus casas, compartiendo todo lo que había... que era poco.


Yo le recuerdo en el jardín de mi casa podando los Rosales que a mi madre tanto le gustaban, y poniendo esquejes de varios colores en el mismo rosal, que siempre mantuvo hermosos.


El fue un hombre maravilloso, que reía fuertemente mientras cerraba los ojos para que no se escapase ni una  lágrima más de las que ya había vertido, y así era  su sentir feliz, y su risa contagiosa.


Hoy, estando en la puerta de un escaparate y leyendo el " mejor precio, y el Máximo en todo" le he recordado, una sonrisa apareció en mi rostro, y le he vuelto a escuchar con la tijera de podar Las Parras en la mano, y su rostro curtido del sol, siempre delgado pero siempre vivo.


Cuando mi hermana se caso, yo fui la que le escribía a interesarme por su salud, el contestaba con una letra armoniosa y clara, de persona preparada y leída, porque el siempre fue un intelectual venido a menos, por las circunstancias de aquellos años…


Su madre le cuido  con pasión hasta su muerte, para ella fue su vida entera, tuvo una novia que murió en nuestra guerra civil como miles de novias que jamás cumplieron sus sueños de ser buenas esposas, y creo que él tenía una hermana, y con  ella  se fue, a Cocentaina provincia de Alicante, a terminar sus días  a su casa, con sus sobrinas que le adoraban.


Fue un hombre bueno, que pago sus ideales con su juventud, y un destierro involuntario lleno de injusticia.


8 comentarios:

Flor. dijo...

Hola piruja cariño , un hermoso gesto este al hacer un homenaje a este gran hombre , seguro que le gustara , besos de tú amiga flor .

Flor. dijo...

Perdoname cariño , me a salido piruja y queria poner Lola , es que esto del tactil es un rollo , nunca sale lo que quieres poner .

Piruja dijo...

Hola Lola, una vida como muchas mas que vieron truncados sus sueños por las malditas guerras, es un bonito homenaje que le haces al recuerdo de este buen hombre que dio todo lo que estaba en su mano, personas así son las que da gusto tener al lado verdad?, y una pena cuando nos dejan, me ha gustado mucho lo que nos cuentas:)

Besos.

karras dijo...

Lo verdaderamente importante Lola es el legado que deja esta clase de personas y que no se pierda el espíritu que sacrificaron para que tuviesemos un mundo más digno.
Ahora es el momento de demostrarles que su sacrificio no fue en vano.
Besos.

Cilos10 dijo...

¡Me encanta como le describes, es cómo si ya le conociera!, Besos.

chusa dijo...

Maravilloso homenaje a ese hombre sencillo cuya memoria te honra.
Enhorabuena por esta entrada Lola.
Un beso y feliz julio amiga

P.S. perdona si no me ves a menudo pero al no poder hacerme seguidora (no veo el cuadro blogger) no recibo tus entradas en el escritorio

Mari-Pi-R dijo...

Las personas buenas y sencillas son las que llevábamos dentro y cualquier cosilla nos hacen recordarlos y nos empujan a escribir sus recuerdos.
Un abrazo.

Lola dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros hermosos comentarios. Un abrazo grande grande.