viernes, 6 de mayo de 2016

NO QUISE





NO QUISE


No quise arreglar su habitación...

Mi hijo, se había marchado después de pasar el puente del día de la madre con nosotros aquí en la playa, y quise alargar mas su estancia, no abrí la ventana para que siguiera su presencia, asi es que cerré la puerta de su dormitorio, y pensé que aun dormía...


Ha sido un puente precioso, lleno de sol y ligera brisa, que no sentí hasta que no se marcho, y es que las madres somos así.


Muchas madres hemos recibido la sorpresa de tener a nuestros hijos a nuestro lado por unos días, o por unas horas, nos sentimos felices al verlos, después me doy cuenta que seguimos importando, pero ya no somos su vida, somos parte de ella pero cada día más lejanos, ellos van escribiendo su libro de la vida, yo estoy en el principio de ella, me siento contenta de que así sea.


Pero… yo los enseñe a volar, y esa fue una de mis metas en la carrera de mi vida, y así tengo que sentirla, nada de tristezas, mis hijos ya son dos hombres buenos, que trabajan y adoran a sus hijos, y a sus padres, eso es una bendición según esta la vida.


Ahora, cuando pienso que se fue temprano para empezar su día de trabajo, doy gracias a la vida por cuidar de ellos, no me quedo triste porque lo vi marchar contento, la vida duele con el dolor fuerte del desamor, pero eso pasa, y la vida sonríe al que sabe esperar algo mejor.


Hoy que el sol se pasea frente a mis ojos, los cierro y sigo viéndolo mientras toma su café, y el sigue a mi lado. Ya veis cosas de madres...



19 comentarios:

Bertha dijo...

Mis hijas aun son unas adolescentes y aun así ya vas notando que cada vez son más independientes:por un lado se agradece que ya sepan tomar decisiones o por lo menos razonarlas.

Tienes razón que es una bendición que te sientas querida; ya que la relación paterno-filial cada vez es más compleja.

Me alegro que hayas disfrutados ese día en especial.Este año ha coincidido un montón de actos:el día de la madre,del trabajo,4oo aniversario Cervantes y Shakespeare.

Un beso estimada Lola.

monse conchello dijo...

Te comprendo muy bien, me siento como tú afortunada por haberlos criado y feliz porque hayan volado, me encanta cuando vienen y cuando se quedan sus habitaciones en silencio ya no me entristezco, se que donde estan viven bien . Un abrazo.

CRISTINA dijo...

Lola, te entiendo muy bien porque yo también soy madre. Pero sabiendo que están bien nos tenemos que alegrar por ellos, nuestra misión es acompañarlos, respetarlos y prepararlos para este camino de la vida. Para que puedan ser ellos mismos, para que sepan desenvolverse en la vida y, en definitiva para que sean felices.
Feliz fin de semana! Un grande abrazo.

Mari-Pi-R dijo...

Esos sentimientos son los que se tienen cuando se quiere y más tratándose de un hijo.
Bien grande de talla es, pues tu también lo eres y mira lo que te pasa.
Besos

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Ese no querer también es sentimiento de sabiduría.

Un Abrazo.

Marinel dijo...

Son nuestros polluelos a los que ayudamos a crecer para que a la larga formen su propio hogar, tomen las riendas de su vida...es así, no hay otra y nosotros también actuamos de igual forma.
Da cierta tristeza, es cierto, pero es un placer cuando vuelven y nos demuestran su cariño.
Ser madre es serlo para toda la vida.
Besos.

María Bote dijo...

Tienes razón, Lola: la vida sólo duele con el dolor fuerte del desamor, pero las madres no dejamos de amer nunca.
Me emociona ese no querer ni abrir la ventana para seguir disfrutando un poco más del olor que dejó su presencia.

Felicidades, gracias por tu visita, buen domingo y un abrazo grande, amiga. María

Teresa dijo...

Yo por ahora a mis hijas las tengo en casa, pero también han estado fuera y te entiendo. Besos.

AMALIA dijo...

No soy madre pero entiendo esos sentimientos tuyos tan bonitos.

Te deseo una semana muy feliz,
Un beso grande.

chusa dijo...

El sentimiento de madre no cambia aunque los peques crezcan, como tu hijo, es un gigante jaja. Es asì como dices, tenemos que ayudarles a volar, pero siempre nos gusta tenerles cerquita. Hoy es aquì el dìa de la madre, aunque es todos los dìas de nuestra vida. Un beso Lola, me encanta como transmites sentimientos y emociones hondas

AMBAR dijo...

Muy bien hermosa Lola y hermosa madre.
Pues entro en tu corazón y disfruto de esa alegría que sientes al disfrutar de tus hijos, a mi me pasa igual que a ti.
Nos juntamos todos los lunes a cenar, justo veo tu comentario, pues acabo de cerrar la puerta a los últimos en salir, aquí son las 22.40, nos juntaremos mientras el cuerpo resista, disfruto de ellos esas horas que estamos en familia todos los lunes.
Gracias por tu visita y amables letras, sigue disfrutando de la unión familiar, es un gran tesoro.
Un abrazo y una buena semana, así es mi atardecer.
Ambar

Maite S.R dijo...

Esa última foto es preciosa, Lola. Hay mucho amor en ella. Y en todo tu texto. Lo contagias.
La vida, como dices, es ese "saber esperar algo mejor", con serenidad y el alma satisfecha por lo que se ha sembrado. Siempre llegan los abrazos y aunque sólo sean de tarde en tarde dan un brillo y sentido perfecto a lo andado y lo por andar...
Que perdure mucho tiempo ese aroma inolvidable y esa llamita divina de su presencia en la habitación.
Un beso grande :)

Marina-Emer dijo...

Querida Lola...que madraza eres, que linda...yo como pienso lo mismo que tú ya no repito lo que nos dices en tus letras hoy de oro macizo...los hijos son un tozo nuestro ...ellos nos quieren pero han de hacer su nido como los pajaritos ...
La habitación ahí la tienes para cuando quiera volver que ellos llenan la casa por completo.
Lola querida ...creí que no podía entrar a tu blog... y también unos más que Google por fin me lo ha solucionado...
Ahora miraré de entrar a los que me faltan...pero para ti te dejo mi cariño y mi vuelta o la tuya a mi casa ...eso está hecho
besoss

Amapola Azzul dijo...

Me alegra que hayas disfrutado así del puente y su presencia siga contigo. Esos.

karras dijo...

Es que una madre tiene ese sentir, ese sentido. Los hijos se van y nos dejan parte de su aurea. Como bien dices, ellos escriben su propio libro y nosotros contentos en lo que nos toca por haberles enseñado a escribir.
Un beso Lola.

María dijo...

Mi querida Lola como te entiendo no hay amor mas grande en esta vida que el de una madre hacia su hijo, que detalle mas hermoso no abrir la ventana para que perdure su olor en la habitacion, me he emocionado mucho con esta hermosa entrada , que solo una madre la puede escribir. Mil besicos cielo y que siempre los tengamos sanos y salvos

Flor dijo...

Querida Lola , es una entrada muy hermosa y bonita .... Qué cosas tienes mujer , el también cuando llegue su tiempo dejara volar a su hijo , lo importante es que pases lo que pases tú siempre estaras ahí para él , como una buena madre , me a gustado mucho tu entrada de verdad ¿ Porcierto como tienes la oreja , la tienes bien del todo ya ? te deseo una feliz tarde , besos de Flor.

Lola dijo...

Muchas gracias por volver a leer cada una de mis entradas. Un abrazo.

Kosmisch dijo...


¡Hola! Me ha encantado la entrada, muy bellas imágenes!

Me gustaría que te pases por mi blog para ver qué te parece y si te gusta, sígueme por favor.

http://pensamientosenelahora.blogspot.com.ar/

http://buscandotelibro.blogspot.com.ar/

Un abrazo y muchísimas gracias.