martes, 3 de mayo de 2016

NOSOTRAS, LAS MADRES...




NOSOTRAS,  LAS MADRES...


Nosotras,  las madres, cuando tenemos a nuestros hijos pequeños nos sentimos con todo el amor del mundo para protegerlos, cuidarlos en todo, desde la comida hasta en el aseo, en sus ropa y en sus sueños, es nuestra aportación a la humanidad, a nuestra forma de crecer interiormente, aunque sin tener hijos también se… crece.


Y nuestro mundo se reduce a su mundo, a sus pequeñas sonrisas al principio, a sus llantos sin saber porque diarios, a su mirar alegre mirando como vuela  una libélula, o como se desliza despacio un caracol.


Eso es la parte bonita de la maternidad, dar sin pensar en mañana pero… en eso nos equivocamos, porque el mañana es más importante que el hoy, aunque los primeros años son  la fuente de donde se hará consistente el mañana, y casi nunca somos conscientes.


Yo que me crie sin padre pensé que mi madre y mis hermanos eran el mejor de los mundos donde vivir, después llego la adolescencia y me di cuenta de que mis ojeras de entonces tenían que ver con la perdida de no tener un padre en casa, cuando todas mis amigas lo tenían, y cuando me sentí privada de él, pero no por culpa de mi madre, solo él no quiso atarse a esa situación, pero no en todos los casos de separación es así.


Nosotras las madres creemos que podremos quitarles las piedras del camino, ”su  camino” que ellos eligieron, siendo consecuentes con su entorno, que ellos consideran el mejor, y los padres viendo que no lo es pero… ellos deciden, se equivocan, y al final todos sufrimos.


Los niños/as, sin padre siempre arrastramos esa vivencia, nuestra madre piensa que eso no nos hará mella pero se confunden, al menos la mía así lo pensó, pero cuando fui desgraciada no debí de culpar a nadie, solo yo no supe preguntar a tiempo de porque mi padre se marcho, lo aprendí mas tarde cuando pensar en el ya no me hacia llorar.


Que nadie se sienta a salvo, la vida pasa la factura, y mis circunstancias son como las de millones de personas, como millones de madres, que siempre hemos querido lo mejor para ellos, y nos equivocamos, está claro, la ley del Karma así nos lo hace saber…


13 comentarios:

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Hola Lola, ser madre es la cosa más maravilloso de este mundo.
Sí,las madres deben de cuidar de sus hijos dándoles todo aquello que necesitan y gradualmente enseñarles cómo saltear las piedras del camino, pero no quitarlas, pues deben de aprender a saber tomar decisiones, aunque se equivoquen, de lo contrario se vuelven dependientes a que los padres solucionen sus problemas; debemos ayudarles sí, pero que sepan que la vida no es fácil, hay que luchar en el presente para un futuro. He escuchado muchas veces « No quiero que mi hijo pase lo que yo pasé» y el resultado la mayor parte de las veces, lo que hacemos son tener hijos malcriados que no respetan nada y nos hacen sufrir porque no valoran lo que cuesta alcanzar un cierto nivel de confort y el amor se convierte por parte de los hijos en un puro egoísmo.
Gracias por ser madre y abuela.
Con ternura te dejo un beso.

Marina-Emer dijo...

Mi querida amiga Lola...que bonita foto la que creo eres tú con tu bebé...que ternura...yo soy también una madraza, mis hijos para mi son como hijas ...me tratan con un cariño indescriptible ...les amo tanto!
pero mi caso con los padres es diferente...en casa quien la abandonó fue mi madre...se enamoraron, un amigo del hermano de mi madre que entraba a casa de mis abuelos y allí se conocieron y marcharon, el trasladado al país Vasco de Maestro de la Universidad...mi queridisimo padre,un hombre de gran talento y cultura que la adoraba ,no sabes lo que sufrió pero nos adoraba ...era jefe de TELÉGRAFOS,pidió el traslado para evitar habladurías y llegó a llevarme al altar vestida de novia...le adoré ...y a mi madre al quedarse viuda digamos de su compañero...yo la recojí en mi casa y yo la cerré los ojos el día que falleció...llegue a perdonarla ...mi hermano también...era mi madre y el domingo me acordé mucho de ella...
Lola querida mi vida también tiene novela
besitos

Mari-Pi-R dijo...

Creo que la falta de un padre tiene sus consecuencias, así como vivir dentro de un matrimonio mal avenido. Todo tiene su raíz mal sana que a pesar de los años no se quita fácilmente.
Que tengas un feliz día con los tuyos.

CRISTINA dijo...

Si hay un amor que podamos llamar verdadero es el amor sincero de una madre, un amor que a su vez es eterno e infinito. Siempre estamos atentas para que todo les vaya bien, pero sabe que la mejor escuela es la vida, pero también sabemos que solo ellos tienen el poder de liberarse de las cargas y de superar todos los miedos.
Lola, preciosa entrada! Un grande abrazo.

AMBAR dijo...

La vida es más complicada de lo que parece, unas veces el padre se va por las circunstancias que sea, otras veces el padre se lo lleva la enfermedad o el accidente, no importa el motivo.
Se crece con uno solo de los dos pilares que sostiene la familia, por lo tanto siempre nos falta la otra parte, a veces no es el padre, es la madre.
Muy profundas tus letras de hoy.
Un abrazo.
Ambar

monse conchello dijo...

Querida Lola yo perdí a mi padre a los 16 meses por un accidente de tráfico, siempre le he echado en falta... por eso quizás valoro tantísimo que mis hijos tengan un padre a su lado. Te comprendo y te aprecio.

Kasioles dijo...

Cierto, la figura de un padre es muy importante en la vida, pero el amor que una madre llega a dar, creo que puede llegar a suplir su falta.
En ese aspecto, carezco de experiencia, yo he tenido la suerte de disfrutar de los dos hasta que Dios ha querido que permanecieran a mi lado.
De todas formas, tu madre tiene que sentirse feliz por haber hecho de su hija, una gran mujer que sabe afrontar la vida.
Mil gracias por tus palabras de apoyo y cariño.
Abrazos en el corazón.
kasioles

AMALIA dijo...

Perdí a mi padre hace veinte años y nunca dejo de pensar en él. Era muy cariñoso y una maravillosa persona.

En cuanto a mi madre, ya sabes que la tuve a mi lado hasta hace muy poquito tiempo y ahora me encuentro con un vacío enorme. Añoro aquellos años de felicidad y me entristece saber que ya nada podrá ser como aquella época tan querida.

Hermoso leerte y saber que eres una persona tan generosa.

Un beso grande.

Maria De Los Ángeles dijo...

No pienses mucho en lo que ya ha pasado y no tiene remedio. Piensa en aquellos que han vivido con unos padres que nunca debieron serlo, quizá esto te haga sentir un poco mejor.
Fíjate en esas niñas y niños abandonados, maltratados y violados, seguro que si sus progenitores se hubieran ido, mejor lo habrían pasado ellos.
No te preocupes, ya pasó.
Un besito

Cilos10 dijo...

Tu corazón se conmueve siempre con los recuerdos, yo no recuerdo, porque me pondría triste y prefiero estar como dormida. ufff no podría con ellos!. Muchos besos, y muchas gracias por compartir tus sentimientos. Me hacen bien...

Flor dijo...

Hola Guapa ; tú padre nunca sabrá lo buena hija que tubo y no lo supo apreciar .
Tú madre ya hizo el papel de madre/padre.

Me a gustado tú entrada de hoy besos de flor .

Piruja dijo...

Hola Lola, no soy madre pero desde que murió la mía hago casi de madre para una personita que tengo a mi lado y es como tu dices, se hace lo que sea por ellos, pero aunque intentemos quitar esas piedras en el camino, el día de mañana son ellos los que deben aprender hacerlo como lo hemos echo nosotros, es el aprendizaje de la vida, en cuanto a lo del padre, me imagino que se debe echar de menos, pero en muchos casos como vemos últimamente de maltrato y otras cosas peores, no se sabe que es mejor si tenerlo o no, lo mejor es que pienses en los buenos momentos que viviste con tu madre y el cariño que te dio a ti y tus hermanos, no te culpes de nada ya que tu no tuviste la culpa de su marcha, quizás hasta os hizo un favor.

Besos.

Lola dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios. Un abrazo.