martes, 10 de junio de 2014

CUARZOS






CUARZOS


En mis ocho años de practicar yoga hice mil cosas para seguir aprendiendo a conocerme mejor, a conocer mis límites,  en conocer cosas que jamás pensé que tenían vida, como los minerales.


Por entonces si hicieron varios cursos de conocimiento de los cristales, y piedras semipreciosas, y los cuarzos empezaron a estar vivos, y las que necesitábamos aprender también empezamos a vivir otra dimensión.

Los cuarzos llenaron mi vida, y empezaron a estar vivos para mí, y después de su limpieza, y carga de energía teniéndolos en el sol durante horas, ellos empezaron a dar luz a mi existencia.

El primer día del curso, el profesor llevo preparados ya los cristales, limpios y cargados, y en una caja nos los enseño para que cada uno eligiese el que debería trabajar con nosotros, cada uno se enamoró de uno de ellos, y después se quedo con nosotros para siempre.

Después de ponernos cómodos sentados en el suelo, cada uno con su cuarzo en la mano cerrando los ojos, empece a sentir calor en las manos,  y me deje mecer en su calidez y su suavidad, hasta que cambio de color...

El cuarzo que era transparente y se volvió de color verde, en mis manos empezó a circular una energía que me daba ganas de cantar, de bailar, de sentir como su energía se mezclaba con la mía, y entonces sentí...

Y llegue a un lugar que no conocía, la brisa movía mi pelo, y desde arriba vi un valle verde con un gran río que siguiéndole me llevo ante una hermosa cascada de aguas fuertes y rizadas, y allí planee hasta que mis ojos se llenaron de lágrimas de tanta hermosura, y el viento me meció en sus ráfagas de cariño y vibre al sol del atardecer.

 Senti la paz, y allí el balanceo de mi cuerpo lleno mi ser de música, colores, sabores dulces, y de un sueño que dejo mi clase en suspenso, al menos eso creí yo que llegue a donde el destino quiso, después de que alguien me sostuviese en sus brazos amorosos y después de un cálido beso me dijo susurrando... vuelve, ya aprendiste amar a mis hermosos cristales, vuelve y cuéntalo, y regala cristales a quien ames no sólo con el cuerpo, ni el corazón, si no también dentro de tu cosmo.

Y me zarandearon suavemente, mi ser volvió a mi cuerpo, y recordé las palabras de quien me abrazo, y supe que todo en la naturaleza está vivo, y que sólo tenemos que estar vivos de verdad para sentirlo, no tener miedo, y volar siempre que nuestros miedos no impidan despegar nuestros pies de la tierra.

El curso fue una nueva experiencia para mí que jamás busque cosas raras,  sólo una felicidad que me hizo acercarme más a los que están perdidos, y ayudar a los equivocados más de una vez, si ellos me piden ayuda, porque cada uno de nosotros elegimos lo que será nuestra vida con nuestras acciones.

La vida te  lleva a un pensamiento libre, decidir es cosa  nuestras,  equivocarnos sólo un aprendizaje que más de una vez te deja exhausto sin saber terminar el trabajo al que estamos destinados, pero no culpemos a nadie, sólo nosotros podemos llegar al  fondo  de nuestro ser, amarnos, y sentir la chispa divina con la que hemos nacido.

10 comentarios:

Teresa dijo...

Son bonitos los cuarzos y lo que dices también. Besos.

Lola dijo...

Muchas gracias Teresa, encantada de volver a verte. Un beso.

Verónica O.M. dijo...

Hermosos, me he dejado mecer con tus letras.
Besos Lola, feliz noche

Piruja dijo...

Hola Lola, si que es verdad lo que dices de los cuarzos, aparte de ser tan bonitos, cada uno tiene sus propiedades para diferentes cosas, y aunque hace tiempo yo desconfiaba de todo esto, últimamente creo mucho en la vida de estas preciosas piedras y en el bien que nos aportan, ojala y no fuésemos tan desconfiados con estas cosas ya que nos perdemos mucho, gracias:)

Besos.

Volarela dijo...

Lola, esre texto tuyo es maravilloso. Tu experiencia con el cuarzo totalmente fascinante. Muchísimas gracias por tus letras, que hago vivencia mía. No conocía el poder de las piedras, pero ahora voy a informarme más.
Me ha encantado. ¿Puede que el cuarzo tomara el color de tu aura? No lo sé...Pregunto...

Un abrazo muy grande. Se feliz...

soñadores dijo...

En la naturaleza todo esta conectado por una energía especial.
Los cristales tienen magnetismo.
Besos.

Lola dijo...

Muchas gracias Vero, me encanta tu comentario. Un beso.

Lola dijo...

Verdad dices Piruja, cada cuarzo tiene sus propiedades, y sus colores ayudan a que las energías se coloquen, y si a ti te ha llegado el escrito a mí me gusta que encuentres sentido a esas piedras llenas de vida. Gracias por tu comentario. Un beso.

Lola dijo...

Hola Volarela, pues no había pensado lo del aura pero no me extrañaría que así fuera, este es un mundo oculto, poco se sabe, y menos que se quiere saber, mejor estar frente al televisor sin más enseñanza que los gritos y los chismorreos que nada nos aportan. Muchas gracias por tu comentario. Un beso enorme.

Lola dijo...

Hola soñadores, la naturaleza es sabia y como dices todo está conectado y saber entenderlo es un privilegio. Te doy la bienvenida a mis blogs, gracias por tu visita. Un abrazo.